Con su peculiar aticismo, nuestro compañero Manuel Ajenjo cuestiona la racionalidad de la acción penal

emprendida contra Jorge Hank Rhon. ¿Por qué ahora? ¿Qué gana el PAN y la administración calderonista?

Las mismas preguntas han sido planteadas por priístas de primera línea a los funcionarios más cercanos al presidente Felipe Calderón Hinojosa. Las respuestas recibidas resultan inverosímiles, en el mejor de los casos o -si se confirmaran las peores sospechas- revelan una enorme ingenuidad. Ya dijo Alejandro Poiré -con todo conocimiento de causa- que el Ejecutivo Federal no tuvo conocimiento del operativo castrense emprendido contra el polémico heredero del fundador del Grupo Atlacomulco. Nunca imaginamos que la situación llegara a este punto , ha reconocido un integrante del gabinete federal, originario de Tijuana, a los líderes priístas que le exigieron una explicación.

Es cierto: nadie -salvo sus familiares y los políticos bajacalifornianos que ahora ven en riesgo su regreso al poder estatal- quiere salir en defensa del mandamás de Grupo Caliente. También lo es que su extravagancia ilimitada puede confundirse con acciones criminales. Queda duda, entonces, sobre el timing de las imputaciones que se formularon en su contra.

¿De parte de quién? , cuestionó Ajenjo. Quienes enfocan hacia el secretario José Francisco Blake Mora están equivocados. Igual aquellos que apuntan hacia la procuradora, Marisela Morales Ibáñez.

La funcionaria -claramente identificada con el PRI- ha sostenido con una gran capacidad retórica que se equivocan quienes crean que hubo una intencionalidad política o electoral.

Tenemos obligación constitucional de recibir a los presentados investigar; no existe ninguna circunstancia por la que pudiera decirse que la Procuraduría General de la República estuviera investigando con antelación o tuviéramos el objetivo o alguna intención de perjudicar o dañar a persona alguna. Al contrario, nuestra obligación la estamos ejerciendo porque la propia ley nos mandata .

¿Será cierto -como consideran los jerarcas tricolores- que algunos oficiales castrenses se fueron por la libre, queriendo recuperar espacios de poder e influencia? Estas suposiciones poseen cierto fundamento: el alto mando del Ejército estaría irritado con Los Pinos, no solamente por el reciente homenaje a la Policía Federal y al ingeniero Genaro García Luna; también por las más de 10,000 plazas que fueron autorizadas a la Secretaría de Seguridad Pública. A la Secretaría de la Defensa Nacional, por el contrario, sólo le dejan algunas contrataciones, más lo que surja del reclutamiento del Servicio Militar Obligatorio.

Y, paradójicamente, mientras más profundicen las investigaciones judiciales, surgirá evidencia más sólida sobre los vínculos de Jorge Hank Rhon con el panismo: Jorge Ernesto Inzunza Armas, diputado al Congreso del Estado de México por un distrito de Huixquilucan, es tío de los propietarios del club de futbol Xoloitzcuintles de Tijuana.

Las causas, todavía indeterminadas, muy pronto habrán de generar efectos irreversibles, en caso de que el exalcalde ingrese a un penal, consignado como responsable de portación ilegal de armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas. Hasta entonces sabremos si los priístas creyeron en los argumentos oficiales o están convencidos de que el gobierno federal inició una cacería de brujas, que -de ser el caso- apenas inicia.

EFECTOS SECUNDARIOS

INCÓMODOS. Un mal aqueja a las administraciones estatales: la hermanitis. En Guerrero, al gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero pronto lo alcanzarán las polémicas desatadas por la rampante actividad empresarial de su hermano Carlos Mateo, en repetición de lo que antes hizo el perredista Zeferino Torreblanca Galindo con su hermano Alberto. Un nexo fraternal que se extiende a lo político pronto será descubierto en territorio mexiquense, donde el candidato del PRI a la gubernatura, Eruviel Ávila Villegas, integró a su cuartel de contienda a su hermano Raúl.

REPUDIADOS. Uno de los signos más relevantes en el relanzamiento de la campaña de Luis Felipe Bravo Mena, candidato a la gubernatura del Estado de México, es su discurso en favor de la depuración del PAN, infestado de traidores y fachendosos. Y mientras el abanderado de Los Pinos emprende esta guerra intestina, en uno de los comederos más concurridos de Polanco sostenían un intenso diálogo el expresidente nacional del blanquiazul, Manuel Espino Barrientos, y el exalcalde de Naucalpan, José Luis Durán Reveles. Había un testigo de honor: Alfredo Vinalay Mora, exdelegado en Miguel Hidalgo y actual funcionario de la PGR.

FESTEJADOS. Rescoldos del Ancient Regime: si bien el gobierno federal ya no celebra a los periodistas, el Día de la Libertad de Expresión no ha dejado de festejarse. Ayer, los gobernadores priístas acudieron a la sede de la Organización Editorial Mexicana -que encabeza el empresario Mario Vázquez Raña- para celebrar con sus informadores más leales en una comida que se extendió hasta altas horas de la madrugada.