¿Qué paso? y ¿Por qué? Es el fondo del asunto o verdad histórica como dicen los juristas. La espuma la tienen las Procuradurías generales de justicia del estado de Querétaro y de la República (PGR), quienes mantienen la figura legal de persona desaparecida’’.

Todo es atípico. Es de relevancia y ha generado todo aquello que les cuenten, disfrazado de verdad. Pero lo real, es lo que tiene los Ministerios Públicos y en proceso de investigación o presuntos elementos constitutivos de delito que difieren de rumores’’.

Ricardo Nájera, vocero de PGR, el único que ha funcionado hasta la fecha como tal y no como aquel, que tuvo Vicente Fox, salió al aire, imagen y platicó con los que redactan. El problema es que todos dudan.

La respuesta es: ¿Por qué piden algo y luego no confían?

Salieron órdenes de redacciones de todo tipo. Que fue un grupo guerrillero, que habló con la familia, que no iba en la camioneta y todos los qué.

La verdad sólo la conoce Diego Fernández de Cevallos, exdiputado, excandidato presidencial y exsenador, todo por el Partido Acción Nacional (PAN) y siendo uno de los litigantes más requeridos por todos aquellos que tienen recursos y problemas legales.

Poco a poco, se van dejando estelas de líneas que lleven a un cuadro’’. Pero por lo menos que sea pericial y no de verbo’’ para llegar a una verdad histórica.

Los grupos guerrilleros son unos, no ha concluido. El Partido Democrático Popular-Ejército Popular Revolucionario (EPR), emitió un comunicado en la página que siempre usa para responder cuando es acusado, involucrado o mencionado. O simplemente cuando tiene algo que decir

.

En la página www.cedema.org y se deslindo de esos hechos.

Lamentó el acto de escapismo’’ que tiene este caso. Es lamentable la desaparición del Sr. Licenciado Diego Fernández de Ceballos (sic), cualquiera que sea el origen o motivo, es un hecho doloroso para la familia, dolor que conocemos y sabemos por lo que están pasando’’.

En el mismo, no dejó títere sin cabeza. Acusó al Estado de movilizar toda su fuerza para ubicar a Fernández de Cevallos, cuando no se hace con otras víctimas. Recordó la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, mineros y representantes sociales a los cuales no se les ha dado el mismo trato o ni siquiera los pelan.

Los medios, igual, he. Cuestionaron que los medios cuidan las formas y evitan colgarles a toda costa adjetivos, como se hace con los luchadores sociales y ciudadanos indefensos’’, a la nueva víctima.

Razones salieron.

La familia, ha negado cualquier contacto. Pero al contario de estos casos. Su amigo y ayudante, Antonio Lozano Gracia, exprocurador general de la República, que no socio, del bufete Diego Fernández, rogó’’, solicitó e invitó’’ a negociar.

¿A quién? El sabe o le recordamos cuando citó a varios reporteros para sustentar lo que la verdad histórica no le daba. ¿Quién sabe? Lo dejamos al imaginario.

No hay nada más. Por eso decimos: ¡¡¡¡Go Diego Go!!!! El sólo sabe como está. Sí resistirá o quienes lo tienen, esperemos que por lo menos evalúen la dimensión de sus actos.

Por el bien de la nación, ojalá sea un desenlace favorable, ya no feliz. Para no llegar a lo que es lucido de lo incomprensible, dicho por el presidente Felipe Calderón en España, de que hay cosas similares en México con Colombia’’.

Si es así: Que doña Guadalupe, La Morenita, nos defienda y confiese.