Puerto Vallarta, Jal. De no avanzar en las reformas estructurales que se requieren, está latente la amenaza del proteccionismo y el retorno de las expropiaciones.

La advertencia suena fuerte y mucho más si se escucha en el Foro Económico Mundial (WEF) que reúne a casi 1,000 personalidades del mundo financiero y de negocios de más de 60 países.

En los actuales tiempos de globalización las expropiaciones son el último eslabón –que siguen distintas naciones– del ciclo de erróneas políticas económicas: elevado endeudamiento, gasto por encima de su capacidad de producción; y siguen por el proteccionismo hasta llegar a las expropiaciones.

Ése es el diagnóstico del secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña.

Durante la primera sesión del WEF, el responsable de las finanzas públicas de México advirtió que, si no se resuelven los problemas económicos estructurales en el mundo y se mantiene la disciplina fiscal, se corre el riesgo de que regrese el proteccionismo y los países opten por realizar expropiaciones.

Destacó que cuando los países gastan más de lo que producen al final del ciclo comienzan a expropiar industrias.

El funcionario mexicano destacó que el G-20 es un espacio de coordinación económica mundial muy importante que puede evitar las tentaciones proteccionistas y expropiatorias.

Sin rodeos y objetivamente, desde el punto de vista económico, Meade marcó con el discurso la posición oficial del gobierno mexicano respecto del reciente anuncio del gobierno de Argentina –al que no mencionó por su nombre en ningún momento- de expropiar el paquete accionario de la española Repsol en Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

El actual gobierno vive y ejerce el presente, en el que México es una de las economías más abiertas del mundo.

Y ejerce su liderato coyuntural del G-20, ámbito que se consolida como una nueva instancia de coordinación económica y de libre comercio.

El presidente Felipe Calderón y los principales representantes del sector económico de su gobierno, el secretario de Hacienda, José A. Meade y el de Economía, Bruno Ferrari, han reprobado el anunciado acto expropiatorio de Argentina.

El también mexicano, José Ángel Gurría, sin pronunciarse directamente, anticipa que la expropiación afectará a todos los países de Latinoamérica.

En esta edición del WEF, José Antonio Meade reconoció que todavía falta mucho camino por avanzar pero advirtió que, en virtud de las gestiones del G-20, se ha podido avanzar en los pasos que ha dado Europa hacia la solución de la crisis por la que atraviesa. En ese sentido, el G-20, que nació al calor de una de las crisis económicas mundiales más recientes, se consolida como un espacio de coordinación de política económica mundial.

José Antonio Meade será el instrumentador de la propuesta del presidente Felipe Calderón para la renovación de la arquitectura financiera internacional.

WEF, la primera vez

Es la primera vez que un jefe de Estado, el presidente Felipe Calderón, concede tanta atención y presencia al WEF. Y también es la primera vez que se reúne con los empresarios que constituyen el Business-20 (B-20).

Es también la primera ocasión que en ambos casos, en el de ministros de Finanzas, como en el B-20, se terminan con dos meses de anticipación las propuestas para que pueda revisarlas y dialogarlas con sus interlocutores el presidente Calderón. También llamó la atención las multimillonarias inversiones anunciadas durante la realización de este evento que, en cuanto a logística y convocatoria, rompió todos los récords.

El secretario de Economía, Bruno Ferrari, es el artífice de la organización, que resultó de primera.

CUENTOS VERAS

La noticia es que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) está facultada para emitir planes técnicos fundamentales.

Y es que ayer la Primera Sala de la SCJN resolvió por unanimidad de votos el amparo en revisión 975/2011 que promovieron las empresas que integran Grupo Telefónica en contra de la promulgación del Plan Técnico Fundamental de Interconexión.

Los promoventes alegaban que los artículos 9-A y 41 de la Ley Federal de Telecomunicaciones son contrarios a la garantía de legalidad ya que no establecen límite a la facultad de la Cofetel para emitir planes técnicos fundamentales.

La Sala resolvió por unanimidad que los artículos son constitucionales y, por lo tanto, constituyen la cláusula habilitante para que la Cofetel emita esta clase de planes (numeración, señalización, calidad y de interconexión).

Se trata de una primera pero muy importante batalla legal en favor de la Cofetel porque la decisión de la SCJN sienta un precedente sobre el tema.

El órgano regulador todavía tendrá que enfrentar los amparos presentados en términos similares por Telmex, Telnor y Telcel, de Carlos Slim.

Por lo pronto, ésta es una primera y valiosa victoria para la Cofetel, cuya medalla se pueden colgar los abogados Gonzalo Martínez Pous, comisionado de la Cofetel y Manuel McFarland.

Twitter: @marco_mares

[email protected]