Frente al embate presidencial del que han sido y están siendo objeto tres de las empresas que participan en la construcción y operación de gasoductos en México vale la pena hacer un recuento sobre el tema y reflexionar sobre varios puntos, pero en particular, sobre si México requiere o no esa infraestructura.

La respuesta inmediata a la pregunta es: ¡sí la requiere! Como también necesita de la inversión privada para su construcción y manutención, ante la falta de recursos públicos.

Para empezar hay que decir que a pesar de que México cuenta con enormes yacimientos de gas natural, no ha procurado lo necesario para la exploración y explotación de ese energético. Ésa es una asignatura pendiente y de ¡urgente resolución! ¿Por qué? Porque México depende de su importación y, todavía más riesgoso, depende de la proveeduría de Estados Unidos.

Fracking, ¡no!

En el pasado no se hizo lo necesario para aprovechar el gas natural que tenemos en el subsuelo, aunque hay que reconocer que el gobierno de Enrique Peña Nieto tuvo la intención de hacerlo, pero le ganó el tiempo y todo se quedó en un efímero y entusiasta anuncio.

Con el gobierno de la Cuarta Transformación, parece que se seguirá pateando el bote hacia adelante. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha repetido hasta el cansancio que no utilizará la técnica del fracking para su explotación.

Gas y electricidad

Lo que sí hizo el gobierno pasado fue construir, con la participación de la Iniciativa Privada, una red de gasoductos para distribuir el gas natural en distintas regiones del país.

Independientemente de si México produce o importa el gas natural que la demanda nacional requiere, la infraestructura de gasoductos es necesaria para hacer llegar este combustible a todo el territorio nacional.

Dados los limitados recursos públicos, se requería de la participación de la Iniciativa Privada para poder desarrollar este tipo de infraestructura.

El crecimiento económico, el desarrollo industrial, la demanda de gas, la energía eléctrica y la infraestructura de gasoductos están estrechamente ligados.

Hay que recordar que la falta de infraestructura y la creciente demanda de gas natural derivaron en 53 cortes en el suministro eléctrico, ocurridos entre 2010 y 2013, cuyo impacto fue de 0.28% del PIB en el segundo trimestre de 2013, de acuerdo con mediciones del Banco de México. No hace falta voltear al pasado por reciente que sea. Por estos días se padecen los apagones en la península de Yucatán. Todos los análisis diagnostican como origen del problema la falta de gas natural.

¿Cómo fue?

En los últimos 25 años la red de gasoductos en México se ha duplicado como resultado de:

1.- La limitada cantidad de recursos públicos para inversión en este tipo de infraestructura, acompañada de una disminución en la producción nacional de gas natural.

2.- El acceso que se tiene al gas proveniente de Estados Unidos, que en términos internacionales, es el más barato del mundo:

3.- Precios de gas natural (USD/mmbtu) a abril de 2019: EU: $2.65. Europa: $4.92. Japón: $11.29 (Banco Mundial).

4.- El Banco Mundial proyecta para 2030 una diferencia de precios similar: $4.00, $8.00 y $10.00, respectivamente.

5.- El gas natural es la fuente más eficiente y de bajo costo para la generación de energía en comparación con otros combustibles fósiles (combustóleo y carbón).

Licitaciones

Desde el 2007 la CFE coordinó 24 procesos de licitaciones públicas internacionales para contratar el servicio de transporte de gas natural. Esto requería de la inversión privada para construir y operar sistemas de gasoductos en el país.

Tales procesos se llevaron a cabo bajo reglas y modelos de contrato definidos por la misma CFE (ayer le conté en este espacio esa parte de la historia), sin posibilidad de negociación por parte de las empresas, y siguiendo las mejores prácticas internacionales.

El objetivo de la CFE fue poner a disposición de sus centrales de generación eléctrica este combustible.

Para estimar la demanda que esta nueva red debería cubrir, la CFE tomó en cuenta sus requerimientos de generación para los próximos 25 años, así como la demanda potencial de gas natural de las regiones por las que estos sistemas pasarían.

De los 24 procesos, se logró la construcción y puesta en operación de 18 ductos, de los que actualmente operan 17. Sólo siete de los proyectados no operan por diversas razones de carácter ambiental o social. A saber: el ducto Sur de Texas-Tuxpan de Transcanada/Ienova; Tuxpan-Tula de Transcanada; Tula-Villa de Reyes de Transcanada; Villa de Reyes-Aguascalientes-Guadalajara de Fermaca; La Laguna-Aguascalientes de Fermaca, y Guaymas-El Oro de Ienova.

En 2012 se tenían construidos 11,347 km de gasoductos. Entre 2013 y 2018 se agregaron 4,639 km a la red. Actualmente se construyen 2,882 km, y se estima que se requerirán 2,000 km adicionales.

Subutilización, solución

Ayer le informé sobre la subutilización de los gasoductos.

¿Cuál sería la solución para resolver tal subutilización?

De acuerdo con los participantes en ese sector son tres las acciones a realizar:

1.- Concluir los planes de conversión de plantas generadores existentes y la construcción de otras nuevas; responsabilidad de CFE.

2.- Agilizar trámites de las autoridades para la conclusión de la construcción de los gasoductos.

3.- Solucionar temas sociales que tienen interrumpidas la operación y/o construcción de los gasoductos.

ATISBOS

COMPRA.- Bio Pappel de Miguel Rincón compró la compañía estadunidense U.S. Corrugated con la que potenciará sus exportaciones hacia ese país.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.