Contra lo que muchos piensan, la elección del 6 junio no es una elección nacional en términos de agenda, propuesta y estrategia, son realmente 300 elecciones diferentes en el caso de los diputados federales, 15 elecciones diferentes en el caso de los gobernadores y más de 4,000 elecciones diferentes en el caso de los presidentes municipales y los diputados locales.

Es importante tener en cuenta lo anterior para no equivocar la estrategia y las propuestas, la agenda nacional es importante en el caso de una elección presidencial, pero en el caso de elecciones a nivel estatal, municipal o distrital, lo que importa son las agendas y propuestas locales.

No es una elección entre Morena y VaporMéxico o entre los que están de acuerdo con el gobierno de López Obrador y los que están en contra, es una elección entre candidatos con nombre y apellido, en donde la ciudadanía va a elegir con base a los perfiles y las propuestas concretas de cada uno de ellos.

He sido candidato a diputado federal, local y delegado y durante estas campañas nunca se ha debatido la agenda nacional, sino las propuestas concretas que se tenían para mejorar el territorio que estaba en disputa.

Es cierto que esta elección es muy importante porque del resultado de ella depende quien tiene mayoría en la Cámara de Diputados, pero para el elector común y corriente esto no es lo importante, sino lo que propone cada candidato para responder a las demandas y resolver los problemas concretos de ese territorio.

En estas elecciones son mucho más importantes los perfiles y antecedentes de los candidatos, que el partido al que pertenecen, así mismo son mucho más importantes las propuestas concretas para mejorar el espacio en disputa que la agenda nacional.

Para ganar la mayoría en la Cámara de Diputados debe darse prioridad a apoyar las campañas locales, dejar de lado la agenda nacional y apoyar las candidaturas y las agendas concretas de cada candidato a diputado federal en cada distrito. Para la mayoría de la población es más importante quien los va a representar mejor para resolver los problemas, que el partido al que pertenecen. O sea, pesan mucho más las personas que los partidos, sobre todo ante el rechazo tan grande que tienen estos últimos.

En estos momentos, más allá de las encuestas es muy difícil predecir quien va a ganar la mayoría en la Cámara de Diputados. Esta es una elección que se gana plaza por plaza a diferencia de una presidencial en la que la influencia de los candidatos permea a todas las demás elecciones.

En las elecciones presidenciales está en disputa el futuro del país y aun cuando en esta elección también lo está, por la importancia de ganar la mayoría en la Cámara de Diputados para ponerle un freno al autoritarismo del presidente López Obrador, para la gran mayoría de la gente son elecciones locales, con candidatos y agendas locales.

Para ganar es importante convencer al electorado que independientemente del partido, debe votar por los mejores candidatos a diputados, aquellos que garanticen la independencia para representarlo por encima de los partidos.

Parecería por lo tanto una elección más difícil de ganar, por el contrario, el que la elección se vaya a definir distrito por distrito da muchas más posibilidades de ganar la mayoría en la Cámara de Diputados si se hace la estrategia correcta.

Demetrio Sodi

Político mexicano

Desde la cancha

Ciudadano interesado en las soluciones para el país y la Ciudad de México. Político mexicano, ha sido diputado federal (1988-1991), senador (2000-2006) y jefe delegacional de Miguel Hidalgo (2009-2012).

Lee más de este autor