México tendría casi la obligación de alcanzar 30 puntos. El Tri ha menospreciado la eliminatoria muchas veces y piensa en el Mundial sin tener el boleto en la bolsa.

Desde la eliminatoria de Concacaf rumbo a Francia 1998, México no gana una fase final en el área, ahora ser el campeón es una obligación, de no ser así el pase al Mundial no resultará suficiente y deportivamenre (no así económicamente) será un fracaso. Desde aquel hexagonal siempre ha quedado detrás de otro.

Es verdad que los rivales siempre cuentan, pero en un ejercicio de honestidad de nuestro nivel futbolístico y capacidades de infraestructura, tecnológica y económicas no hay comparación con el resto de participantes, exceptuando a Estados Unidos.

Por ello es obligatorio sumar y hacerlo con jerarquía. El nivel del futbol mexicano y las aspiraciones que se han planteado en el último par de años en los planes de las autoridades administrativas y deportivas obliga a quitarse de la mente eso de las eliminatorias son otra cosa, son complicadas , como una excusa de que se perderán puntos y de que quizás no se juegue bien, pero siempre con la defensa mediocre de sólo hay que calificar .

No puedo entender cómo selecciones tan desordenadas, como El Salvador, nos han puesto contra las cuerdas o algunas islas, que ni siquiera el futbol les resulta prioridad, nos hacen sufrir.

El tema, considero, pasa por la ilusión. En México, la meta es ir al Mundial y se da por descontado que se estará; pero eso genera un cierto grado de ego y altanería y para todos nuestros rivales resulta todo lo contrario, es el partido de su vida.

Hay que ser primeros del hexagonal porque somos los mejores del área, para ello hay que hacerlo con autoridad y con la ilusión de ganarse ese boleto en la cancha respetando al rival, pero además, queriendo y deseando jugar la eliminatoria.

Allí quizás está uno de los elementos intangibles que hacen que algunos hexagonales hayan sido una tortura para nosotros. Como nos sabemos mejores, creemos que es suficiente y, pues, ya está... y no lo es.

México tendría casi la obligación de alcanzar 30 puntos. Mire usted los estadios a los que irá México, los salarios que son hasta 30 veces más en nuestro país, la capacidad y estructura organizativa de las federaciones. Pero resulta que el ímpetu y una buena dosis de nacionalismo, es suficiente para nivelar las acciones.

No se puede permitir no ser el mejor de Concacaf. Debe ser un jefe fiel a sus formas y con ganas de demostrarlo siempre en la cancha, no en el discurso. Hay de jefes a jefes, los hay autoritarios, engreídos, prepotentes, de esos ha sido algunas veces El Tri, y por supuesto que eso genera motivación, rechazo y luego vienen los problemas con la calculadora para ir al Mundial.

Se es gigante desde casa. El Tri sueña con ser potencia, pero antes debe ganarse con futbol una etiqueta que muchas veces sólo lleva por mera rutina en Concacaf.

MAESTRÍA DE PERIODISMO DEPORTIVO

Como una opción para los estudiantes de periodismo con especialización en deportes, la Univesidad Jacobea de Posgrado en conjunto con la Universidad de Vigo lanzaron la Maestría en Periodismo Deportivo que inicará este mes. Los interesados pueden enviar un correo a info@jacobea.edu.mx. Además, tiene la característica que es 100% online.