Por desgracia la recesión que atraviesa el país se ha profundizado lo que se evidenciará en las cifras del PIB que para el segundo trimestre mostrarán una caída de al menos 12 por ciento.

No en vano la mayoría de las firmas de análisis ya ubican sus pronósticos anuales a la baja en cerca del 9 por ciento. Citibanamex que lleva Manuel Romo ya está en ese nivel y Valmex de Luis Burillo sitúa la caída en 9.7 por ciento. Ciertamente la crisis del Covid-19 agudizó el declive, pero hay que recordar que éste era evidente por la pérdida de confianza ocasionada por las políticas y el discurso en contra del capital del presidente Andrés Manuel López Obrador. Además, el gobierno federal ha rechazado implementar medidas contracíclicas como otras economías.

Esto exacerbará el deterioro de muchas empresas que terminarán por cerrar sus puertas en las próximas semanas. De ahí que ya se visualicen cantidad de esfuerzos de reestructura y concursos mercantiles, sobre todo de grandes compañías.

El grueso de las pymes no tendrá más remedio que dejar de pagar sus deudas, lo que se traducirá en un fuerte incremento de la cartera vencida en el sistema financiero.

La ABM que preside Luis Niño de Rivera da seguimiento puntual a esta situación. Ayer se informó que a la fecha 7.9 millones de clientes han aprovechado la prórroga de cuatro meses. Esta es una ayuda valiosa, pero a la larga implicará mayor endeudamiento para los involucrados, ya que hay un cargo de intereses de por medio.

Si se pondera que un 30% de los implicados en la tregua son de tarjeta de crédito y que para fin de año se perderán 2 millones de empleos formales, se puede imaginar el desenlace.

Expertos estiman, sin embargo, que la mayoría de los bancos podrá enfrentar el vendaval, dado un índice de capitalización del 16.3 por ciento.

En ese sentido el principal dolor de cabeza para la SHCP de Arturo Herrera, será el segmento no bancario, esto es, sofomes, arrendadoras, uniones de crédito y sofipos. Incluso las firmas especializadas en créditos de nómina.

Para muchas firmas la agobiante situación de las micropymes traerá consecuencias catastróficas, que a su vez las obligará a cerrar o bien a consolidarse, en el mejor de los casos. En consecuencia la actual problemática, tendrá en el mediano plazo serias repercusiones y claramente habrá un retroceso en la inclusión financiera, justo cuando supuestamente el objetivo es eliminar la pobreza.

Así que tiempos aciagos.

Aeroméxico sin salvavidas pese a Delta.

Más allá de los serios aprietos de Interjet que dirige William Shaw, prácticamente sentenciada, la aviación del país es otro rubro seriamente amenazado. Con la actual epidemia, junto con la hotelería, será de los últimos en recuperarse dado que prevalecerá el miedo a viajar. Tampoco SCT de Javier Jiménez Espriú aceptó implementar un plan real de apoyos, a diferencia de EU en donde se inyectaron 12,400 mdd a ese rubro. Los números de abril y mayo serán desastrosos y ninguna de las aerolíneas nacionales está a salvo. En el caso de Aeroméxico que lleva Andrés Conesa, si bien tendría como garantía ser aliado de Delta, resulta que esta compañía estará impedida de amortiguar a su socia mexicana. De hacerlo quedaría al margen del plan de rescate que aprobó el gobierno de Donald Trump. Así que tampoco la compañía de aviación líder tiene salvavidas.

Firmas de seguridad estables y crecen robos.

La agrupación de firmas de seguridad Asume que preside Armando Zúñiga reporta que en general el desempeño de las empresas de ese negocio se ha mantenido estable. Quizá algunos problemas de liquidez por el retraso de pagos de clientes. Además las exigencias para su apoyo continuarán, ya que en plena pandemia hay un alza en robos a casas habitación, extorsiones y hurtos al transporte en carreteras, fenómeno que podría agudizarse por el desplome económico.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.