El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) informó que tras cumplirse las metas de transacciones, negocios participantes y una derrama económica de 118,000 millones de pesos, a lo largo de toda su historia, las ventas del Buen Fin han crecido en 196 por ciento.

En su análisis económico semanal, el CEESP, señaló que durante la novena edición, del 15 al 18 de noviembre pasado, el fin de semana con descuentos y facilidades de pago habrá cumplido su objetivo de “incentivar las operaciones del sector formal de la economía y promover la bancarización y el uso de medios de pago electrónicos”, a pesar del estancamiento de la economía.

El avance del Buen Fin ha sido ascendente, al grado de que “se estima que participaron aproximadamente 175,000 establecimientos, cifra que contrasta muy favorablemente con los 40,000 que participaron en el 2011”, explicó.

Destacó el dinamismo de las operaciones mediante tarjetas de crédito y débito, pues “es probable que en el 2019 el porcentaje de las operaciones vía tarjetas represente cerca de 70 por ciento del total”, ubicándose como la principal fuente de operaciones.

El análisis detalla que las altas ventas del Buen Fin son resultado de factores positivos como inflación a la baja, menores tasas de interés, una moneda más fuerte, récord en el envío de remesas, recursos líquidos disponibles mediante los programas sociales y el aumento de los puestos de trabajo que elevó la masa salarial del país.

Considera también factores negativos para una mayor expansión del programa, pues se registraron ventas adelantadas y eventos promocionales a principio del mes, y sin duda sustituyeron parcialmente las ventas del Buen Fin oficial.

Agrega que el año pasado el gobierno federal adelantó la entrega total del aguinaldo de la burocracia en una sola exhibición antes del 15 de noviembre, hecho que este año no ocurrió, pues por decreto 50% del aguinaldo se debió pagar a partir del 13 de noviembre, es decir, prácticamente la mitad de los recursos que se liberaron el año pasado por este concepto.

En el 2020, destinos como Oaxaca, Campeche y Mazatlán serán tendencia entre los turistas mexicanos, gracias a su gastronomía, ecología y oferta hotelera. A nivel internacional Ecuador, Perú, Tokio, Dubai, París e India estarían entre los de mayor interés.

El buscador latinoamericano de vuelos y hoteles Viajala, que a través de su barómetro mide el crecimiento y las variaciones de precio para conocer los lugares más populares, realiza además una serie de sugerencias para que el viaje a los destinos seleccionados transcurra sin contratiempos.

Precisó que Mazatlán registró un aumento de 15% en las búsquedas de los turistas mexicanos, pues en el 2020 será el Carnaval de Mazatlán, que se realizará del 20 al 25 de febrero.

Mientras Campeche posee una importante oferta culinaria, grandes museos y un ambiente relajado para el descanso, la ciudad de Oaxaca resulta ser el principal destino nacional por su gastronomía, galerías de arte y sitios turísticos como Hierve el Agua, Monte Albán o El Tule.

Este año, las playas de Huatulco registraron un gran crecimiento y la tendencia se mantendrá para el 2020, ya que ofrece alternativas para todo tipo de viajeros, desde hoteles boutique, ecológicos y grandes resorts.

El Fondo de la Vivienda del ISSSTE (Fovissste), que lleva Agustín Rodríguez, inició en Veracruz la construcción del primer conjunto habitacional de Tu Casa en la Ciudad, como parte del Programa Nacional de Vivienda (PNV), y que será replicado en todo el país para garantizar el derecho de cada familia a vivir en espacios funcionales y conectivos.

Dicho programa es el primer proyecto a nivel país que en apego al PNV impulsará la construcción de hogares bajo los lineamientos establecidos por la ONU–Hábitat.

El objetivo es además impulsar la construcción de hogares sociales integrados al espacio público para que cuenten con servicios, materiales e infraestructura adecuada, y que sean asequibles, habitables, con áreas verdes y espacios de esparcimiento que promuevan la cohesión social.

Se trata de que las viviendas sociales se construyan en las ciudades, no en las periferias, para que las familias tengan acceso a todas las ventajas que éstas ofrecen como salud, educación, cultura y transporte.

Este programa rompe con la idea equivocada de que no se puede construir en la ciudad porque el suelo es muy caro.

Es más, mediante Tu Casa en la Ciudad, se prevé la construcción de 13,200 viviendas compartidas con uso mixto en 65 desarrollos habitacionales y en predios intraurbanos de todo el país.

Para edificar esas viviendas se tiene comprometida una inversión inicial de 15,000 millones de pesos por parte de la Iniciativa Privada.