Sin duda, la presión política sobre el caso Florence Cassez, nublo algunos juicios, aún cuando, Juan N. Silva Meza, ministro-presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), marco línea en la ceremonia del natalicio de Benito Juárez, al expresar al Ejecutivo Federal: no al abuso del poder, eso es un paso previo al autoritarismo e impunidad’’.

Agregó, ante Felipe Calderón, que no a la creencia que la ley pueda cumplirse a capricho. En el poder judicial queremos, imperen valores y principios constitucionales’’, en clara alusión a los mensajes’’ del panismo, Secretaría de Gobernación y mismo mandatario.

Quien entendió, fue el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, que en la exposición de motivos de su voto contra el proyecto de Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, transitaba por la inmediata libertad de Cassez, criticó el burdo montaje’’ y dudoso debido proceso’’ en este caso y demando una sanción’’.

Fue el único que así se expresó en la sesión de la Primera Sala, durante el análisis para el dictamen sobre la francesa y añadió que el montaje televisivo es un acto reprobable, que debe ser castigado’’.

Es un ingrediente novedoso, sin duda. Destacó que ese escenario dejó mal parado el principio de la buena fe ministerial’’, en alusión directa al presunto rescate’’ de la AFI de víctimas de La Banda del Zodiaco’’, integrado por Cassez y su novio, Israel Vallarta.

Esto cuando, el hoy flamante secretario de Seguridad Pública Federal (SSPF), Genaro García Luna y su asesora Lizeth Parra, armaron el show para televisoras con elementos, entonces de la Agencia Federal de Investigación (AFI), que él creó y lo que generó el eslogan: Producciones Luna-Parra’’.

La expectación generada desde hace 15 días, se desinfló desde que empezó la intervención del primero de cinco ministros de la Primera Sala de la SCJN, presidida por Lelo de Larrea.

Sólo, Doña Olga María del Carmen Sánchez Cordero de García Villegas, fue solidaria con Lelo de Larrea, de liberar a Cassez, porque la Procuraduría General de la República (PGR), violó sus derechos consulares.

Por tanto la ciudadana gala, seguirá en prisión en el Centro Femenil de Tepepan en Tlalpan, ubicado en el Distrito Federal y se ordenó, otro proyecto de sentencia, a realizar por un ministro diferente, pero de la misma Sala, con elementos sustantivos del proyecto de Lelo de Larrea.

Lo interesante, es que ahora, en el nuevo proyecto, se tendrá que insertar la anómala actuación de la AFI, canal primario tardío de poner a disposición a Cassez ante el Agente del Ministerio Público de la Federación, lo que llevará al fondo la revisión del asunto.

José Ramón Cossio Díaz, no apoyo en su totalidad a Lelo de Larrea, no compartió la libertad inmediata, sostuvo, sí que se violentó sus derechos, pero hasta ahí y con una reposición del proceso, se puede subsanar los errores de la sentencia, no revocar la que pesa contra ella.

Don Guillermo Ortiz Mayagotia, desechó el proyecto del ministro-ponente, como preveían algunos conocedores. Siguió la línea, aunque aceptó irregularidades.

Obvió, Arturo Zaldívar, no se movió un ápice.

COMMODATO

Para evitar sospechosísimo’’, los integrantes de la Primera Sala, eligieron a Olga Sánchez Cordero, como la nueva ponente y esperemos que levante lo puesto en la mesa por Pardo Rebolledo, que sancione a los que cometieron las irregularidades, desde su captura hasta la entrega de pruebas a PGR, que la consignó ante un juez.

¡Al tiempo!