Esta semana visitará México una delegación de 80 empresas de origen francés cuyo objetivo es conocer más sobre las oportunidades que ofrece este país para hacer negocios. Son compañías que no tienen presencia aquí y que tendrán acercamientos con representantes de gobierno y de empresas de distintos sectores productivos con potencial de crecimiento.

El encuentro, en el cual empresarios mexicanos también conocerán las oportunidades que ofrece Francia, será interesante en función de la necesidad de diversificar mercados que plantea el escenario global. Pero será particularmente llamativo por las sinergias que los empresarios de México y Francia pueden desarrollar a partir de las industrias y servicios que ambos países desean promover.

México, con una población de 120 millones de habitantes, es el sexto productor de automóviles en el mundo. Exporta vehículos, autopartes, aceite crudo de petróleo, maquinaria en general, mercancía para ensamble o fabricación de aeronaves, productos agropecuarios, etc. Francia, con una población de 67 millones de habitantes, es el segundo exportador del mundo de productos agropecuarios y tiene un fuerte posicionamiento en los sectores aeroespacial, farmacéutico, telecomunicaciones, construcción, ingeniería civil, químicos y producción automotriz. Sus principales exportaciones son equipo de transporte, químicos, perfumes y cosméticos, bienes de capital y alimentos.

México ofrece, además de su ubicación geográfica, su joven población y su apertura comercial con distintos países del mundo, un marco legal más abierto a la inversión. Las recientes reformas estructurales, particularmente la energética, eléctrica y de telecomunicaciones, así como el dinamismo que han registrado sectores como el automotriz, el aeroespacial y otros, son parte de los temas a tratar durante las actividades del foro de esta semana.

De ahí que los temas de energía, electricidad y telecomunicaciones integrarán, junto con los de salud, infraestructura, agronegocios, automotriz, innovación y emprendimiento, la agenda del Foro de negocios franco-mexicano. Igual lo serán las fuentes de financiamiento y los requerimientos legales, fiscales y regulatorios necesarios para operar en México.

El acercamiento entre México y Francia vive un buen momento. Del 2011 a la fecha las exportaciones mexicanas a Francia casi se triplicaron: el intercambio comercial el año pasado entre ambas naciones alcanzó un récord histórico de 6,170 millones de euros, con exportaciones de Francia a México de 3,700 millones de euros y de México a Francia, de 2,470 millones de euros. Asimismo, desde 1999 al 2016, Francia ha invertido en México 4,440 millones de dólares.

Las oportunidades para los empresarios de ambos países son interesantes, ya sea para diversificar sus mercados de exportación o abrir nuevas filiales. Los momentos coyunturales globales son retos pero sobre todo oportunidades. Así lo ha visto y lo sigue viendo HSBC, banco que surgió hace 150 años en Shanghái y Hong Kong con un enfoque al comercio para apoyar los deseos de crecimiento empresarial.

*Director de Subsidiarias Multinacionales de banca de empresas de México y LAM de HSBC