Los dogmas de un pasado tranquilo, son inadecuados en el presente tormentoso”, Abraham Lincoln, 1862.

El jueves pasado se realizó el Conversatorio sobre Perspectivas y Retos de la Evaluación del Desempeño en el contexto del Covid-19, organizado por la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados y la Unidad de Evaluación y Control de la Auditoría Superior de la Federación.

En su participación, el Auditor Superior de la Federación, Lic. David Colmenares, destacó la relevancia de las auditorías de desempeño y las evaluaciones a las políticas públicas, subrayando que para mejorar éstas, se requiere una valoración objetiva del impacto de los programas, proyectos y acciones gubernamentales, en el contexto de los objetivos estratégicos y metas establecidas.

Destacó que la pandemia ha hecho evidente las debilidades de las políticas públicas en nuestro país. Al respecto, es oportuno destacar que, a partir de la Cuenta Pública 2011, la ASF ha efectuado evaluaciones de políticas públicas cuya estructura general comprende la definición del problema o asunto de interés público, al cual el Estado busca dar atención; el diseño de la política pública, incluyendo objetivos, estrategias y líneas de acción; la implementación, respecto de las atribuciones de los diferentes responsables de las políticas públicas, y sus resultados.

Los resultados particulares de cada evaluación de política pública, presentados en conjunto, permiten ir más allá, lograr una visión integral de los mismos e identificar aciertos y fallas estructurales y comportamientos recurrentes que, en su caso, es necesario modificar o reencauzar.

Hasta el momento, se han efectuado evaluaciones a 39 temas ordenados de conformidad con la finalidad, función y subfunción del gasto público. Sus hallazgos mantienen su vigencia, porque revelan situaciones estructurales de las políticas públicas no superadas, las cuales se pueden agrupar en problemas de diseño deficiente, instrumentación transversal desarticulada y una limitada orientación a la obtención de resultados que beneficien a la población.

De manera específica, podemos mencionar dos evaluaciones correspondientes a la fiscalización de la Cuenta Pública 2018, “Gestión del Capital Humano en la Administración Pública Federal” y “Vivienda”. En el primer caso, el resultado reflejó que no obstante las acciones de profesionalización que el gobierno federal ha realizado, a 2018, estas acciones no conforman un cuerpo estructurado de gestión de capital humano, por lo que se requiere de un diagnóstico que permita sentar las bases para la adopción de una política gubernamental cuyo objetivo sea la adquisición, acumulación y conservación de capital humano que permita generar un incremento de efectividad en la APF.

Para el caso de vivienda, se planteó la elaboración de una planeación transexenal, a fin de satisfacer las necesidades de la población en el largo plazo y conforme a los cambios demográficos del país, así como buscar mecanismos que permitan que el factor de actualización y los costos indirectos de los créditos hipotecarios otorgados por los institutos de vivienda del Estado no afecten la certeza sobre el monto y plazo para liquidar el crédito.

Sobre estas dos evaluaciones y sus repercusiones comentaré en mi siguiente entrega.

Agustín Caso Raphael

Economista

Ensayos en Persuasión

Licenciado en Economía por el ITAM y Maestro por la Escuela del Servicio Exterior de Georgetown University, Washington D.C. Profesor Titular de Historia del Análisis Económico en el ITAM desde 1990. En 1976 recibió el Premio Nacional de Economía y su trabajo fue publicado por Editorial Limusa con el título Política Monetaria, Inflación y Crecimiento Económico: El Caso de México. En 2005 publicó el libro Migración y Repatriaciones y en 2010, Trotsky, Viaje hacia el Laberinto.

Por más de 45 años se ha desempeñado en la administración pública nacional e internacional. Inició su desarrollo profesional en el Banco de México. Ha ocupado puestos directivos en el Banamex, Pemex, el Instituto de Acción Urbana e Integración Social (AURIS), la Conasupo, y las Secretarías de Energía, Gobernación y Hacienda y el INEE. Actualmente es Auditor Especial de Desempeño de la Auditoría Superior de la Federación.