El mundo cambia a una “velocidad datificada” (Eurostat: 2020) lo cual tiene consecuencias para la sociedad humana. En una sociedad global interconectada, el tiempo que transcurre entre las acciones y su conocimiento es prácticamente instantáneo.

La Fiscalización Superior no es ajena a los cambios en la transformación digital de la economía y la sociedad. Las huellas digitales que imprimen los gobiernos al planear, programar, presupuestar y ejercer el gasto público en bienes y servicios, en la canalización de subsidios, son trazables en el tiempo.

Para la Corte Europea de Auditorías (Moonen: 2020), la “caja negra digital” se descifra mediante Big Data, motores de búsqueda, robótica con autoaprendizaje, procesamiento de datos y análisis.

La realidad digital se vincula con Big Data, el cual permite el análisis de grandes conjuntos de información y de bases relacionadas o “data-sets”, las cuales se almacenan en grandes repositorios a fin de extraer de ellos conocimiento.

Desde el punto de vista de la fiscalización, la comprensión de esta realidad codificada permite practicar auditorías digitales y también auditorías en tiempo real para lo cual, además del análisis de “data-sets”, se suma el uso de fotografía satelital y de drones, los cuales aportan información geográfica y en tiempo real de programas y proyectos de obra, de movimientos logísticos de bienes, sobre la extensión y cobertura de asentamientos humanos o de recursos naturales valiosos.

La transformación de datos en conocimiento en el ámbito de la Fiscalización Superior permite, por ejemplo, identificar con precisión, y para prácticamente todo el universo fiscalizable del gasto público las adecuaciones presupuestarias efectuadas, así como el destino de dichos cambios. Y lo que es más significativo aún, verificar el impacto del gasto público en la economía y la sociedad.

Asimismo, permite que las transacciones asociadas a dicho gasto en insumos como medicinas, alimentos de primera necesidad y su destino, sean identificables en bases de datos relacionadas que permitan identificar a las empresas proveedoras, las licitaciones llevadas a cabo, los procesos de entrega, almacenamiento y uso de los bienes adquiridos y el estatus fiscal de los proveedores, entre otros. También posibilita verificar la integración de las bases de datos de los padrones de beneficiarios y “deconstruir” las mismas, para conocer los datos crudos que los integran.

Para las auditorías de desempeño, la fiscalización de la sociedad datificada hace posible una mejor valoración de las políticas públicas y su capacidad para producir cambios favorables en la sociedad. Lo anterior es factible mediante el uso de algoritmos o funciones matemáticas que generan transacciones del tipo origen-destino.

La Fiscalización Superior se transforma para capturar mejor la realidad auditable:

  • La información disponible en forma digital;
  • El uso de tecnologías de la información (TI);
  • La obtención de información más abundante y de mejor calidad;
  • La codificación de actividades de períodos anteriores y del período actual.

Con un mejor conocimiento de los entes auditados se podrá también producir modelos predictivos a través de la revelación de patrones de comportamiento para conocer en mayor medida el impacto de las decisiones actuales.

Agustín Caso Raphael

Economista

Ensayos en Persuasión

Licenciado en Economía por el ITAM y Maestro por la Escuela del Servicio Exterior de Georgetown University, Washington D.C. Profesor Titular de Historia del Análisis Económico en el ITAM desde 1990. En 1976 recibió el Premio Nacional de Economía y su trabajo fue publicado por Editorial Limusa con el título Política Monetaria, Inflación y Crecimiento Económico: El Caso de México. En 2005 publicó el libro Migración y Repatriaciones y en 2010, Trotsky, Viaje hacia el Laberinto.

Por más de 45 años se ha desempeñado en la administración pública nacional e internacional. Inició su desarrollo profesional en el Banco de México. Ha ocupado puestos directivos en el Banamex, Pemex, el Instituto de Acción Urbana e Integración Social (AURIS), la Conasupo, y las Secretarías de Energía, Gobernación y Hacienda y el INEE. Actualmente es Auditor Especial de Desempeño de la Auditoría Superior de la Federación.