Ayer comentamos la importancia de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en el desarrollo social y económico del país, y cómo FIRA puede, en concordancia con las estrategias del recién anunciado Programa de Impulso al Sector Financiero del gobierno federal, potenciar la inversión en el segmento económico de las pymes agroalimentarias y del medio rural

El 52% del financiamiento total de FIRA al sector pyme correspondió en el 2018 a actividades primarias, por lo que, si bien estas empresas participan en las ramas agrícola, ganadera, pesquera, forestal y rural, la rama agrícola es la que concentró 63% del financiamiento total.

Además de apoyar los sectores agropecuario, forestal y pesquero, y con el fin de atender las necesidades especiales de apoyo financiero de pymes, FIRA ha implementado programas con características diferentes a las operaciones tradicionales, dentro de los que destaca el Programa de Financiamiento Rural, para cualquier actividad económica lícita que propicie la generación de empleos y la reactivación económica en poblaciones que no excedan 50,000 habitantes.

Otro es el Programa de Financiamiento a la Mediana Empresa Agroalimentaria y Rural, está dirigido a medianas empresas que generan valor agregado y que participan en la proveeduría de insumos, producción, acopio, transformación, servicios y comercialización de los productos, a las cuales se canalizan crédito de corto plazo para capital de trabajo y de largo plazo para maquinaria, equipo e inversión fija.

El Programa de Financiamiento a la Modernización de Empresas del Sector Agroalimentario y Rural, por ejemplo, busca impulsar la innovación y modernización de las empresas, mediante el financiamiento y otorgamiento de apoyos para capital de trabajo e inversiones fijas de empresas que realizan inversiones en soluciones tecnológicas y de manufactura avanzada, y contempla además una bonificación en la reducción del costo financiero.

El Programa Especial de Acceso al Financiamiento con Incentivo del Servicio de Garantía FONAGA, busca ampliar el financiamiento a las empresas medianas que participan en la actividad primaria de los sectores agrícola, ganadero, acuícola y pesquero, cuyas inversiones se realicen en los municipios considerados en la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Por último, se encuentra también el Programa Especial de Microcrédito Productivo para personas físicas con actividades o proyectos productivos que se lleven a cabo en poblaciones que no excedan 50,000 habitantes y con un monto máximo de 33,000 UDIS, con plazo de hasta 3 años. Para créditos grupales o deudores solidarios, el monto máximo por persona es de 8,500 UDIS, con un plazo de hasta un año. Los créditos se otorgan para capital de trabajo, maquinaria, equipo e inversiones fijas.

*María de la Paz Luna Ángel es subdirectora de Atención Corporativa a Intermediarios Financieros Bancarios de FIRA y Cecilia Arista Alanís es especialista de la Subdirección de Promoción de Productos y Servicios de FIRA. La opinión aquí expresada es de sus autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.