Tabasco es uno de los 10 estados con mayor consumo doméstico de energía y, lamentablemente, también con los más altos índices de morosidad en el pago de este servicio. Ante esta realidad, la añeja demanda de los ciudadanos por tener la tarifa más baja que ofrece la compañía de luz, finalmente se vio cumplida a través de un convenio entre el gobierno estatal y la CFE. Pero lo que debería ser un motivo de aliento fresco en medio del infierno económico que vive mi estado, se ha vuelto una razón más de falta de transparencia del gobierno de la 4T, algo que, como muchos otros proyectos impulsados, se ha vuelto una constante en esta administración.

En dicho convenio denominado Adiós a Tu Deuda se estableció no sólo la tarifa de luz más subsidiada para los tabasqueños, sino la condonación de los adeudos históricos de este servicio para quienes decidan adherirse; sin embargo, es innegable que las autoridades han fallado en su labor de explicar claramente cómo funciona dicho acuerdo, así como la manera en la que se diferencia la nueva tarifa eléctrica (1F) con la anterior (1D).

Entre las muchas quejas, hay una común, distintos usuarios que ya se adhirieron al convenio han manifestado que su recibo de luz no ha bajado, e incluso ha incrementado. La razón es que la nueva tarifa en comparación con la anterior varía sólo marginalmente, y que la cantidad de kilowatts (kw) subsidiados en el periodo de invierno se mantuvo en 400. El gran beneficio de la nueva tarifa radica solamente en el periodo de verano, donde en lugar de tener 2,500 kw subsidiados se tienen 5,000. Como lo he comentado en diversos medios, lo más importante siempre va a ser cuidar y hacer un uso responsable de la energía.

Como diputada federal realicé encuentros ciudadanos para explicar estos detalles, registré iniciativas para generar incentivos fiscales para el uso de aparatos eficientes en energía ya que aún son demasiado caros para la población, y propuse la reducción del IVA a cero en aquellas comunidades que rebasaran los 33 grados centígrados, como se hace en distintos países actualmente.

También inscribí múltiples puntos de acuerdo para exhortar al gobierno y a la CFE para que firmaran el acuerdo, y ya firmado, para que se tomaran las medidas necesarias ante la falta de información y la exigencia a la ciudadanía de solicitar requisitos no establecidos, también para que se diera una mayor difusión del programa en todas las comunidades tabasqueñas.

Lo más preocupante es que ante la desinformación ha habido un resurgimiento de la resistencia civil, con la cual, por supuesto, no estoy de acuerdo. Reconozco la difícil situación que viven mis paisanos, son casi cuatro años de decrecimiento económico, y por eso estoy convencida que además de este tipo de convenios tenemos que atraer inversiones y generar empleos.

Insisto, el convenio es un buen logro para mis paisanos, pero desafortunadamente no es suficiente. Si en Tabasco, la tierra del presidente, no se trabaja en equipo, si no se aprovecha el esfuerzo conjunto entre diputados federales, gobierno estatal y federal, sin colores partidistas, y si no hay transparencia ni claridad en los proyectos y programas de gobierno, de verdad no imagino que le espera al resto del país.

@PerezSoraya

Soraya Pérez

Economista

Entre Números

Expresidenta de la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana A.C.