Este fin de semana se publicó una encuesta en Grecia que muestra un aumento en el apoyo a los partidos pro-euro, de cara a las cruciales elecciones de este 17 de junio, aumentando la probabilidad de que el nuevo gobierno logre adoptar las necesarias medidas de austeridad que le permitan mantenerse dentro del euro.

Sin embargo, el renovado optimismo de Grecia se opone al pesimismo sobre la banca española. Las acciones de Bankia, cuya transacción estuvo suspendida el viernes pasado, cayeron más de 13%, luego que el grupo controlador confirmara que solicitará al gobierno USD 21,100 millones para sanear su balance.

No obstante, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, fue enfático al señalar que "no va a haber ningún rescate a la banca española". Además, Rajoy hizo un llamado a la Unión Europea para que "disipe cualquier duda sobre el euro" y deje claro que es un "proyecto irreversible".

Las palabras de Rajoy no han sido suficientes para los inversionistas, pues el CDS (credit default swap) a 5 años, una medida de riesgo país, alcanzó un record de 560 pbs, mientras que la tasa de los bonos soberanos a 10 años cerraron en 6.4%. En tanto, el euro registró un leve avance, impulsado por las noticias desde Grecia.

Dado el feriado en Estados Unidos (Memorial Day) y la escasez de datos económicos en todo el mundo, la jornada se caracterizó por el bajo nivel de actividad.

Dentro de los datos económicos rescatables se cuenta que el Banco de la República de Colombia mantuvo la tasa de interés en 5.25%, en línea con las expectativas. De acuerdo al comunicado, los miembros del consejo estiman que la probabilidad de que Europa enfrente una severa recesión ha aumentado, lo que aumenta la incertidumbre respecto de las estimaciones de crecimiento en Colombia, que se sitúan entre 4% y 6% para este año.

Además, si bien el crecimiento del crédito a los hogares permanece alto, el aumento de la cartera comercial ha comenzado a desacelerarse.

En Brasil, de acuerdo a la Fundación Getulio Vargas, los costos del sector construcción crecieron 1.3% en mayo, sobre el 1.2% estimado por el consenso de mercado, acumulando un alza de 7.2% en 12 meses.

En Italia, la confianza empresarial cayó más allá de las expectativas en mayo, al pasar de 89.1 a 86.2 puntos, cuando se preveía una lectura de 88.6.

En Asia destacó la publicación del índice líder de la economía en Taiwán, que creció 0.6% en abril. En Vietnam, la producción industrial se desaceleró en mayo, de 7.5% a 6.8%.

Con la excepción de la bolsa colombiana, que retrocedió 0.7%, los mercados en Latinoamérica anotaron ganancias. Destacó el Bovespa brasilero, subiendo 1.4%. El Merval de Buenos Aires registró una alza de 0.6%, Perú ganó 0.4%, México 0.4% y el IPSA de Chile 0.14%.

En Europa destacó la caída de la bolsa de Madrid (2.2%), donde el desplome de las acciones de Bankia contagió a todo el sector financiero. Milán cayó 0.7%, mientras que el Dax alemán y el Cac francés cerraron con leves caídas, de 0.3% y 0.2%, respectivamente. El FTSE de Londres cerró con un alza de 0.1%.

Los mercados asiáticos cerraron positivos, liderados por el alza de 1.2% de China e India. El Nikkei japonés subió 0.2%.

*"Hablad de castellanos y portugueses, porque españoles somos todos". Frase del escritor y poeta portugués Luis de Camões (1524-1580).

fondos@eleconomista.com.mx