El sábado 14 de mayo, Dominique Strauss Kahn, director gerente del FMI fue detenido y bajado del avión de Air France, 10 minutos antes del despegue. El cargo que enfrentará ante autoridades del distrito de Nueva York es acoso e intento de agresión sexual. La demandante es una camarera de 32 años de un hotel en el que estaba hospedado en Nueva York.

¡¡En shock!! ¿Es el mismo Strauss Kahn que en la reunión anual del 2008 salió al paso para enfrentar la mayor crisis financiera del mundo desde la Gran Depresión? ¿Es quien distinguió a México como uno de los miembros más responsables en la gestión administrativa y le abrió una cuenta en el Fondo para que la utilice en caso de una nueva sequía del mercado?

¿Es el Strauss Kahn que ha logrado por fin unos primeros pasos para hacer más democrático al FMI al reconocer la mayor participación económica de los países emergentes como China, en el desempeño económico mundial? ¿Es quien vino a México, a desayunar con el presidente Felipe Calderón a darnos un discurso en un patio maravilloso en los PINOS para decirnos cuanta suerte tenemos de estar en un país sin deudas?

Sí. Es él. Hoy, detenido por las autoridades de Estados Unidos, donde tantas veces ha sido invitado de honor, quien enfrenta hoy, una demanda de acoso e intento de agresión sexual.

Y todavía con el impacto de la noticia, me remito a otro escándalo que hace cuatro años enfrentó el otro gemelo de Bretton Woods, Banco Mundial, cuando su presidente, Paul Wolfowitz, que le otorgó ventajas económicas a su novia, lo que motivó la dimisión del funcionario.

El temor entonces, era el daño que otorgaba este hecho a una institución dedicada a promover la erradicación de la pobreza mundial. Ahora ¿cómo afectará el hecho al FMI? Por ahora, el organismo se ha desmarcado y asegura que permanece operativo y funcional tras la detención del director gerente.

En un escueto comunicado de apenas cinco líneas, la directora de relaciones externas del Fondo, Caroline Atkinson, marcó la distancia del evento al referir que el señor Strauss Kahn tiene un abogado personal y el FMI no tiene comentarios acerca del caso .

En el caso de Wolfowitz, en el Banco Mundial, el funcionario se vio orillado a dimitir en el cargo. Quizá, será el mismo desenlace en el FMI. Lo que es seguro, es que desde el sábado, el Consejo Directivo del FMI está encerrado en sus oficinas en Washington, armando una estrategia de salida que les ponga a salvo del escándalo.