En el 2011, empresas mexicanas exportaron 5.7 millones de litros de leche, 23.2% más que el año previo. Por otra parte, durante los primeros cinco meses del 2012 se comercializó 62.2% del volumen total del 2011, por lo que cabe esperar un nuevo récord, según datos del Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI).

La demanda internacional requiere productos sin azucares ni edulcorantes, así como envasados herméticamente. Dada la tecnificación requerida de este tipo de productos, empresas como Ganaderos Productores de Leche Alpura, SA de CV son quienes actualmente cuentan con la capacidad de exportar.

A nivel internacional se comercializan tres variedades de leche, según su contenido de materia grasa en peso: con menos de 1.0%, entre 1.0 y 6.0% y con más de 6.0 por ciento.

Durante los primeros cinco meses del 2012 se exportaron desde México 810,000 litros de leche con materias grasas menores a 1.0 por ciento.

Dado que en el mismo periodo del 2011 se exportaron 563,00 litros, se tuvo un incremento de 43.8% en el volumen comercializado. Cabe destacar que entre el 2003 y el 2011 la demanda ha aumentado a una Tasa Media Anual de Crecimiento (TMAC) de 120.3%, con destino a Guatemala, Estados Unidos y Cuba.

En el mismo periodo del 2012 se exportaron 3.5 millones de litros de leche con materias grasas entre 1.0 y 6.0%, mientras que en el 2011 fue de 2.1 millones de litros.

Es decir, la segunda variedad tuvo un alza en las exportaciones de 62.4 por ciento. La demanda de este producto ha aumentado a una TMAC de 110.3% entre el 2003 y el 2011, con destino a Venezuela, Guatemala, EU, Belice y Cuba.

Por otra parte, la variedad de leche con contenido de materias grasas superior a 6.0% presentó un crecimiento de 7.0%, pasando de 1.9 millones de litros en el 2011 a 2.0 millones en el 2012. La demanda se incrementó del 2003 al 2011 en una TMAC de 82.2%, destinada al mercado de EU, Guatemala, El Salvador y Honduras.

Al tomar en cuenta la sequía severa que enfrenta EU, así como su afectación en la producción de granos y forraje, cabe esperar una reducción en su producción de ganado y leche.

Esta coyuntura permite prever un incremento en la demanda de leche mexicana. Si bien, la variación del contenido de materias grasas implica un costo de tecnificación, la creciente demanda internacional representa una oportunidad para vender productos de mayor valor agregado y, por lo tanto, con un precio de venta más atractivo.

*Luis Daniel Núñez Guzmán es especialista de la Subdirección de Diseño de Programas en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]