El abogado de los inversionistas de Controladora Mexicana de Aeropuertos, Vicente Corta, anunció que exigirán ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que encabeza Juan Molinar Horcasitas, que obligue a la paraestatal española AENA, a que venda sus acciones.

Sostiene el abogado que las leyes de Inversiones Extranjeras y de Aeropuertos prohíben de manera expresa que gobiernos extranjeros controlen aeropuertos mexicanos.

Desde el punto de vista de Corta, esto ya está ocurriendo, porque en abierta colusión de AENA con Abertis, los representantes de ambas controlan todas las decisiones relevantes de la empresa.

La tensión en el Consejo de Administración del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) está al máximo y la disputa por el control al rojo vivo.

Es una guerra frontal, cuerpo a cuerpo, entre los inversionistas mexicanos y sus socios españoles.

Grupo Aeroportuario del Pacífico opera 12 aeropuertos en la región pacífico del país, incluyendo ciudades como Guadalajara y Tijuana, cuatro destinos turísticos en Puerto Vallarta, Los Cabos, La Paz y Manzanillo, más seis ciudades medianas como Hermosillo, Bajío, Morelia, Aguascalientes, Mexicali y Los Mochis.

Cotiza en las bolsas de valores de Nueva York y de México.

Vicente Corta reaccionó al evento relevante que difundió GAP, el viernes pasado, porque dice, está lleno de mentiras.

El caso -afirma el abogado- es una prueba de fuego para la Ley del Mercado de Valores.

Si la administración de GAP sale sin consecuencias de ésta, será una señal terrible de ineficacia de la Ley del Mercado de Valores y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

El integrante del prestigiado despacho de abogados White and Case advierte que por lo que se refiere al diferendo entre los accionistas de GAP, visto a la luz de la Ley de Inversión Extranjera, es complejo desde el punto de vista jurídico, pero sencillo desde la lógica.

Apunta que la Ley de Aeropuertos y la Ley de Inversión Extranjera buscan que los aeropuertos no estén controlados por extranjeros.

Y en el evento relevante publicado por GAP -asienta Corta-, se puede observar que estos aeropuertos están totalmente controlados por extranjeros.

La Ley de Aeropuertos indica que los gobiernos y estados extranjeros no podrán tener derechos sobre los aeropuertos.

AENA es una paraestatal española. Además, por la colusión AENA-Abertis, AENA -es decir el gobierno español- realiza actos ilícitos en México, lo cual es muy delicado.

Otro tema interesante, agrega Vicente Corta: Es cómo el gobierno español apoya a las empresas de su país, al grado de violar las leyes de otro Estado, mientras que nuestras autoridades miran para arriba .

El Grupo Aeroportuario del Pacífico tiene 85% de sus acciones colocadas en el mercado de valores y 15% restante está dividido en tres partes iguales entre AENA, Abertis y Controladora Mexicana de Aeropuertos (CMA).

La disputa entre los integrantes del Consejo de Administración es, sin duda, por el control de GAP.

CUENTOS VERAS

La demanda de Pemex en Estados Unidos en contra de empresas y personas incluye a: Basf Corporation; Murphy Energy Corporation; Trammo; Petroleum, inc; Bio-Nu Southwest, inc d/b/a Valley Fuels; US Petroleum Depot, inc; Donald P. Schroeder Jr.; Arnoldo Maldonado; Jonathan Dappen; Stephen Pechenik; Timothy L. Brink; y Joshua Crescenzi. Pemex Exploración y Producción (PEP) es muy clara y específica en contra de todos y cada uno de los señalados. Para el caso específico de Basf, la demanda de PEP acusa que Basf adquirió condensado robado para su uso en su planta de Port Arthur, Texas. La paraestatal señala que los pagos de Basf son fondos que por derecho le pertenecen a PEP, para el beneficio del pueblo de México y por el contrario están siendo utilizados por criminales para incrementar la violencia y actividades ilícitas.