Luego de 14 años en el poder Evo Morales, el primer presidente indígena de Bolivia fue obligado a dejar su país, Marcelo Ebrard el canciller de oro, ni tardo ni perezoso aceptó su solicitud de asilo político.

Como toda decisión de la 4T fue apresurada, poco cuidada y, sobre todo, generó polarización social. Para el gobierno mexicano el hermano Evo es un héroe que merece todas las pleitesías del estado; para otros es un dictador, un lastre para el presupuesto, todo un vividor. Algunos incluso se atreven a decir que no fue un golpe de estado, que los militares con buena cara y de buena manera le sugirieron renunciar.

¿Qué hizo Morales para que lo echaran a patadas de su país? pues hizo todo y sin medida, por todos los medios posibles violentó la constitución boliviana de 2009, que el mismo promulgó y que prohíbe la reelección presidencial en dos periodos consecutivos.

Evo Morales no es una perita en dulce, recurrió a todos los trucos para prolongar su permanencia en el poder, su discurso moralino y machacón en favor de los pobres y los marginados canso tanto a sus aliados, como a sus adversarios que al final lo dejaron sólo. Querido lector, Evito tiene más apoyo en México que en su país de origen, donde no lo nombrarían visitante distinguido ni en la primaria donde estudio.

Así pues, uno de los lideres mas populares de América Latina se quedó sin respaldo político, el puente de plata que Ebrard le tendió desde México fueron bocanadas de oxigeno puro. El trato de príncipe del gobierno mexicano revitalizo su activismo político.

Evo Morales recurrió a todo tipo de engaños para perpetuarse en el poder, cambio el nombre su país, desconoció el referendo popular que rechazo su reelección, reformó la constitución, no respeto la constitución que el mismo modifico, realizó un fraude electoral y, por si fuera poco, pretende participar en su 5ª elección presidencial consecutiva, desde tierras mexicanas. Algo tiene torcido Evito que cree que no se cansan de él.

Su más reciente victoria, convencer al gobierno mexicano que él es la víctima. Desde aquí sigue insistiendo en participar en las elecciones presidenciales en su país, situación que su calidad migratoria le prohíbe, incluso si decide terminar con su proceso de asilo político podrá presumir que es primer ciudadano mexicano que logra ser presidente de Bolivia. Así o mas claros los engaños de don Evo.

El gobierno considera que sigue su tradición humanista al otorgar el asilo político a Evo Morales, lo cierto es que el líder indígena fue echado a patadas por los bolivianos hartos de sus ambiciones políticas. Nos es una víctima política, es un político ambicioso y mentiroso. Sí es víctima, es de sus malas decisiones políticas y su gusto por el poder. El indígena Aymara se niega a dejar la presidencia de Bolivia, su problema es que le gusto el poder. Está claro que recurrirá a todo tipo de artimañas para perpetuarse.

En México sus promotores lo consideran una víctima de los militares bolivianos, --esos mismos que el nombró-- quieren tratarlo como un héroe; Claudia Sheinbaum jefa de gobierno de la CDMX lo nombró visitante distinguido de la ciudad; Irma Eréndira Sandoval, le dice hermano Evo; hasta quieren hacer presidente de Morena.

Lo cierto es Don Evo es un político que ha violentado las leyes para perpetuarse en el poder, y eso querido lector se llama aquí en Bolivia y en China Dictador, bueno eso decía mi libro de historia de la primaria cuando estudiaba a Don Porfirio Diaz.

Tampoco me gusta la idea que viva de mis impuestos y que con el dinero de los mexicanos relance su proyecto político en Bolivia.

Claro que respeto a quienes consideran que es un héroe y una esperanza para México, al final están en su derecho de crear héroes y enemigos imaginarios.

La jugada del canciller Ebrard de meterse en Bolivia para distraernos de la crisis de seguridad pública, sólo trajo mas desprestigio hacia la 4T, no entiende que los mexicanos no estamos para chambonadas, sólo queremos que se pongan a trabajar. Sí la economía, la seguridad y los servicios públicos no mejoran, lo demás es lo de menos. Más resultados y menos Evos Morales, al final si se va o se queda, los mexicanos no seremos ni más pobres, ni más ricos, hasta la próxima querido y culto lector.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.