El etiquetado frontal de advertencia que alertará a los consumidores sobre los alimentos que contienen elevados niveles de azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías, ha provocado una frontal batalla entre las autoridades gubernamentales y representantes de la industria alimentaria y del sector privado en general.

En los últimos días se ha registrado una oleada de declaraciones y entrevistas de prácticamente todos los dirigentes de las organizaciones empresariales.

Desde, ConMéxico, encabezada por Jaime Zabludovsky, hasta el Consejo Coordinador Empresarial del reelecto Carlos Salazar, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales de Vicente Yáñez, la Concamin y Canacintra de Francisco Cervantes y Enoch Castellanos, hasta la Concanaco de José Manuel López Campos, entre otras han desfilado por todos los medios de comunicación.

La andanada empresarial en contra del etiquetado frontal de advertencia ha incluido la queja de la Representación Comercial de EU, encabezada por Robert Lighthizer ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) porque la nueva norma mexicana afectará a 80% de los productos de alimentos y bebidas que comercializan las empresas estadounidenses en México, cuyo valor estimado es de 5,800 millones de dólares.

El sector privado ha buscado desacreditar la NOM 051 sobre el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados.

Ha dicho que no fue consensuada con el sector privado, que no tiene bases científicas y que desorientará a los consumidores, entre otras cosas.

En contrapartida, las autoridades sanitarias, con el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell y el apoyo de la Secretaría de Economía y otras instituciones, dicen exactamente lo contrario. Que el etiquetado frontal de advertencia hará más sencillo que la población entienda qué productos son dañinos para su salud; que fueron escuchados todos los planteamientos del sector privado y que sí tiene bases científicas nacionales e internacionales.

Por otra parte, en los últimos días se ha registrado una cascada de posicionamientos de diversas instituciones internacionales a favor del etiquetado frontal de advertencia.

El secretario general de la OCDE, José Angel Gurría, durante el Seminario Sobrepeso, Obesidad y Diabetes: Efectos sobre la competitividad del país destacó que “México es uno de los cuatro países de la OCDE que han introducido el etiquetado de alimentos obligatorio en la parte frontal de los envases. Estas políticas son alentadoras”.

Christian Skoog, representante de Unicef en México, comentó que el etiquetado frontal propuesto por México es uno de los mejores del mundo por su claridad, sencillez e información.

También se registró el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). Tales organismos enviaron una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador, para felicitar al gobierno, por la modificación de la norma y reconocen que esta nueva regulación es la más avanzada a nivel mundial.

La World Public Health Nutrition Association, (WPHNA) que reúne a 500 expertos de 63 países en el área de políticas públicas para la buena nutrición, reconoció que el nuevo etiquetado frontal de advertencia es necesario para enfrentar las epidemias de obesidad y diabetes que vive México.

Y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos consideró que es una medida que ayudará a prevenir y combatir la alta prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil en México.

Le puedo anticipar que hoy se publicará una nueva carta de la Federación Mundial de Obesidad (World Obesity Federation), para reconocer el etiquetado frontal. Esta federación, representa a miembros profesionales de las comunidades científica, médica y de investigación de más de 50 asociaciones regionales y nacionales de obesidad.

Todas son organizaciones internacionales muy serias que contradicen a los empresarios e industriales que se oponen al etiquetado frontal.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.