Durante muchos años observé que en el deporte de alto rendimiento los atletas no complementaban su carrera deportiva con estudios profesionales. Con esta premisa, me di a la tarea de presentar a las autoridades de la Universidad Anáhuac México el “Programa Élite”, el cual consiste en aportar a la formación integral de los deportistas, becando a los atletas mexicanos con estudios de licenciatura, maestría y un diplomado.

Aunque no es poca cosa, el único requisito para recibirlos es que estén entre los mejores tres del ranking de su disciplina, ya sea a nivel nacional o internacional; en el caso de los deportistas profesionales, que sean parte del roster del primer equipo. Usualmente, entre los atletas profesionales apoyamos a futbolistas y basquetbolistas; los beisbolistas no se han interesado, pero las puertas siempre están abiertas.

En los 21 años de existencia del programa, este ha pasado por varias etapas. Durante los primeros seis años, estuvo enfocado únicamente en futbolistas profesionales y el primero en beneficiarse fue Gerardo Torrado. A partir del séptimo año, también me enfoqué en los deportistas amateurs de los deportes del ciclo olímpico y los dos primeros fueron los clavadistas Rommel Pacheco y Paola Espinosa. Desde hace más de cinco años, el programa “Élite” llega a los mejores deportistas del país.

Son más de 150 deportistas inscritos que tienen la posibilidad de continuar con sus estudios profesionales. De esta manera, adquieren herramientas que los blindan para la vida después del retiro como atletas de alto rendimiento. Uno de los ejemplos más recientes es el de Rommel Pacheco, licenciado en Administración de Negocios y maestro en Capital Humano, que a partir del mes de septiembre se desempeñará como diputado federal.

En mi experiencia, he visto a alumnos posicionarse en el ámbito profesional en no más de dos meses después de haber terminado su licenciatura o maestría. A lo largo del tiempo, hemos visto casos de éxito en el ámbito profesional como el de Gerardo Torrado, quien se desempeña como Director de Selecciones de la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

Un total de 19 de nuestros estudiantes y egresados representaron a México en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, con ello, la cifra ha ido en aumento: a Río 2016 fueron nueve, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014 participaron 12 y en los de Barranquilla 2018 fueron 40. Asimismo, cinco alumnos y egresados estarán participando en los Juegos Paralímpicos de Tokio.

De acuerdo a lo que hemos observado en la Universidad Anáhuac, a la mayoría de los atletas les interesan las licenciaturas en Administración de Negocios, Deporte y Comunicación, pero algunos estudian carreras como Ingenierías, Arquitectura, Mercadotecnia y Psicología, por mencionar algunas. Actualmente, los deportistas de alto rendimiento que estudian en el “Programa Élite” no se están conformando con sólo tener una licenciatura, sino que el 90% también están estudiando una maestría.

Los atletas deben de contar con distintas facilidades, como horarios flexibles, apoyos de tutores para prepararse para exámenes o clases en línea, sin embargo, no se debe perder de vista que una cosa es dar facilidades y otra es no ser exigente con ellos en lo académico.

Si bien en las universidades, preparatorias y secundarias se ha apoyado a los alumnos-deportistas con becas, la Élite es exclusivamente dirigida al alto rendimiento. Para implementar un apoyo de este tipo a mayor escala, se requiere que las autoridades encargadas del deporte en las instituciones académicas tengan deseos y actitud para principalmente aportar a la educación académica.

gustavo.alpuche@anahuac.mx