Mala suerte. Eso es lo que ha perseguido al gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández. Al menos en lo que a su sucesión, se refiere.

Más cercano a Elba Esther Gordillo que a Roberto Madrazo, logró llegar a la candidatura priísta, en el 2005, de la mano del entonces Gobernador Tomás Yarrington, a quien comenzó a servir seis años antes, como Presidente del Comité de Financiamiento de su campaña.

La carrera de Hernández Flores es rauda: en el primer trienio de Yarrington fue alcalde de Ciudad Victoria y, en el siguiente, Diputado federal. Ya como Gobernador, al igual que su mentor, enfrentó una mala relación con el gobierno federal y la amenaza intermitente del crimen organizado.

Hace un año, el Gobernador tamaulipeco comenzó a perfilar a su delfín: Arturo Diez Gutiérrez, un agrónomo con la doble cualidad de haber sido amigo cercano de Luis Donaldo Colosio y ser un respetable dirigente empresarial en la capital tamaulipeca. El candidato Eugenio, también de origen patronal, lo llamó para que se hiciera cargo del financiamiento de su campaña y en el 2007 lo hizo alcalde de Ciudad Victoria. En las encuestas, sin embargo, Diez nunca despegó. La lista de aspirantes era completada por el entonces dirigente nacional de la CNOP, Marco Antonio Bernal; el alcalde de Reynosa, Óscar Luebbert; y los secretarios de Finanzas, José Manuel Assad, y Antonio Martínez Torres, de gobierno.

Las mediciones comenzaron a perfilar al entonces secretario de Salud, Rodolfo Torre Cantú, al que la gente identificaba por su campechanez (se le recuerda bailador y dicharachero) y su bonhomía. El gobernador Eugenio decidió mandarlo como candidato a Diputado federal y obtuvo la segunda votación más alta para un abanderado priísta en los comicios del 2009.

Quien acercó a Fito con el Gobernador fue justamente su hermano mayor, Egidio, quien justo a finales del 2001 había entregado a Hernández Flores el poder municipal de Ciudad Victoria. Desde abril del 2001 cubrió la vacante que dejó el entonces alcalde, Enrique Cárdenas del Avellano, postulado por el PRI como candidato a Diputado local.

A diferencia de sus tres hermanas, los hermanos Torre Cantú siguieron los pasos de su padre en la política tamaulipeca, quien llegó a ser Secretario de Salud, en el ámbito partidista presidió la Fundación Colosio y fue Presidente de la Comisión Estatal de Procesos Internos. Egidio hijo, además, constituyó a principios de los 90, una empresa -Servicios de Ingeniería OTESA- que se especializó en la construcción de redes de agua potable, sistemas de drenaje y colectores. Desde entonces, se convirtió en uno de los principales contratistas del ayuntamiento local.

Justo cuando estaba por decidirse quién sería el candidato del PRI, a principios de este año, se filtró a la prensa local que Egidio Torre Cantú se había convertido en uno de los proveedores consentidos del gobierno estatal.

Definido el relevo del candidato priísta, ejecutado el pasado lunes, nadie duda del favoritismo de Hernández Flores a los Torre Cantú.

Egidio, además, tendrá la oportunidad de que ahora sea Eugenio quien le entregue el poder... al revés de lo ocurrido hace 10 años.

La dirigencia priísta dejó que los priístas tamaulipecos decidieran quién sería el candidato sustituto. Hernández Flores volvió a hacer caso a sus asesores, quienes le advirtieron que ni Óscar Almanza ni Antonio Martínez, actualmente candidatos a diputados locales, podrían ocupar la vacante.

¿Será cierto que Egidio ocupará el cargo sólo un par de años y luego dará paso a un Gobernador interino?

EFECTOS SECUNDARIOS

NOCHE ELECTORAL. Primero, las malas noticias: ni León Krauze ni Leo Zuckermann ni Eduardo Salazar, los principales ancormen de FOROtv -el canal 24 horas de Televisa- conducirán las emisiones informativas sobre los resultados del superdominio electoral, dentro de cuatro días. Ahora, las buenas: Joaquín López-Dóriga y Carlos Loret de Mola harán su aparición en las pantallas del nuevo canal, junto con Roy Campos, para ir divulgando las exit poll, en una programación continua, sin cortes comerciales. Mientras, en TV Azteca mantendrán su esquema tradicional de avances informativos cada hora.

BRONCA. El presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de Mercado y Opinión Pública, Ricardo Barrueta, compareció públicamente para criticar el uso de las push polls en las campañas políticas y deslindar a sus agremiados de la guerra de encuestas . Insuficiente en los argumentos, censurable por el lenguaje utilizado y sin ofrecer más explicación que la de representar a los buenos dentro del gremio, ese comunicado deja más dudas, que respuestas. Por ejemplo, ¿por qué han emprendido una campaña en contra del gabinete de comunicación estratégica? ¿Tanto les molesta la competencia? Y ya que andan tan observadores, ¿qué pasa con las empresas afiliadas que han incurrido en malas prácticas recientemente?

Lo cierto es que dentro de la Amai se ha desatado­ una cacería de brujas, cuyas primeras víctimas son Gaussc y Delta Research.