Estimado lector: Quiero iniciar el 2013 recordándole la importancia que tendrá este año que, como he comentado constantemente en esta columna, no será fácil.

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

Seguramente, en enero todos tendremos muy buenos propósitos, pero quisiera pedirles que estos mismos rebasen el mes de marzo del 2013; es decir, que sus intenciones financieras sean para todo el año, que no se parezcan a los propósitos de gimnasio y dieta.

En relación con los planes financieros y de ahorro, el ingrediente más importante es la voluntad y el sacrificio; es normal que ahorrar duela y que implique sacrificios, todo lo bueno cuesta.

UNIÓN FAMILIAR

Es importante que no vaya sólo tras este objetivo, si está casado o tiene familia, haga partícipe a sus seres queridos de este proyecto, es más fácil o menos difícil lograr estos fines cuando están alineados y se hacen conjuntamente en familia.

Mensualmente, establezca una cantidad fija para cumplir este objetivo, si hubiera excedentes -el mismo porcentaje de éstos- que ahorra de su sueldo mensual, también guárdelo, de tal manera que el ahorro anual de lo ordinario y de lo extraordinario sea en la misma proporción.

ASESORÍA

Busque a un profesional, porque lo más difícil es ahorrar dejando de gastar. También es muy importante que no guarde este dinero bajo el colchón, en una chequera o en instrumentos tradicionales bancarios, dicho ejecutivo (el especialista) le ayudará diversificar de la mejor manera, tomando en cuenta su ingreso mensual, edad y el horizonte de inversión que usted requiera; seguramente, el ir a largo plazo le va a dar mejores frutos, ya que al arriesgar más y a mayor plazo, los rendimientos serán mejores.

DEDUCIR IMPUESTOS

No haga a un lado la posibilidad de deducir a través de un plan personal de retiro o aportaciones voluntarias a su cuenta de afore; puede deducir hasta 10% de su ingreso anual o hasta cinco años de salario mínimo, según se describe en el artículo 176 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

INVERSIÓN EN DÓLARES

Una pregunta frecuente por parte de quienes hacen favor de escribirme es acerca de la posibilidad de invertir dólares en México. Al respecto, les comento lo siguiente: No sólo es posible, sino que también es recomendable el hacerlo, aprovecho para mencionarle que yo diversificaría entre 20 y 30% en esa moneda, cuando el tipo de cambio peso-dólar lo permita; por ejemplo, por debajo de 12.70/12.75 pesos por dólar.

Creo que el peso va a ser una mejor inversión por su solidez y debido a que las tasas de interés han sido y serán mejores (hablando de dólares) en México; se puede invertir a través de fondos de inversión, de ETFs (Exchange Traded Funds, que son acciones que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores) o por medio de bonos denominados en esa misma divisa. En todos estos casos, son inversiones globales denominadas en dólares, por lo que usted puede confiar que no se convertirán en Mex-dólares en el poco probable caso de que hubiera un desastre financiero.

¡FELICIDADES!

Aprovecho para desearle lo mejor a usted y a los suyos, mucha salud y muchísimos momentos felices en el 2013; que Dios los bendiga.

*Juan Musi, director general de Somoza Finamex Inversiones.

[email protected]