Concamin se pone brava

Ya se va y se pone muy bravo; nos referimos al aún presidente de la Concamin, Francisco Funtanet, quien exige en su radiografía económica aprovechar los tres elementos clave que hay para lograr la reindustrialización de México: talento empresarial, mano de obra preparada y mercado interno con capacidad para darle sentido a una estrategia de modernización e integración de la planta productiva nacional.

Pide se le den apoyos oportunos a las más de 543,000 empresas fabriles del país, para mejorar su competitividad y de esa manera enfrentar la inestabilidad de los mercados financieros.

Debemos oponer una estrategia de fortalecimiento de las capacidades productivas presentes en la planta industrial. Ésta es una tarea inaplazable , y ahora se da cuenta.

Las cámaras y asociaciones de Concamin disponen de propuestas concretas para articular la estrategia que necesitamos para responder a los desafíos de una economía mundial que atraviesa por tiempos difíciles y mayores exigencias para los países que, como México, han decidido impulsar trascendentales procesos modernizadores en sectores clave de la economía.

¡Auch!

Pues se cerró el negocio de La Cómer por parte de Soriana y la perspectiva no es buena. Quién sabe si es buen negocio porque hasta donde nos dicen el nombre de Comercial Mexicana se queda con los dueños originales y ellos podrían retomar este concepto en un par de años, que es el tiempo negociado para la veda porque se quedan con City Market, Fresko y Sumesa y le prestan la bandera de La Cómer por dos años a los de Ricardo Martín Bringas.

El mercado se divide con Walmart hasta adelante, 65%; Soriana 23%, y Chedraui 9 por ciento. Pero además es un bocado grande y a ver si no se les atora.

De hecho, Fitch Rating los puso en Observación Negativa y le sobran razones, como el tamaño de la deuda que se adquiere, ya que la transacción, por 39,193.7 millones de pesos, fue financiada con un crédito puente que pretenden cambiar por deuda bancaria y de mercado, deuda híbrida, inyección de capital y flujo de efectivo generado internamente para reforzar su posición financiera.

Los analistas consideran que están pagando un derecho de piso muy caro, sobre todo porque sus formatos no han podido ser consistentes en el Distrito Federal y su zona conurbada. A los chilangos no les gusta Soriana.

Más cambios

No cabe duda que el 2015 inició dinámico para algunos directivos del sector financiero. Gabriel Ramírez, director de Finanzas de Fibra Shop, se integrará a la par de su actual cargo, como consejero independiente y presidente del Comité de Auditoría de Banco del Bajío.

Con la incorporación del también ex director del Infonacot, la institución con sede en León, Guanajuato, buscará fortalecer su gobierno corporativo, en aras de un mayor crecimiento en la colocación de crédito a las pequeñas y medianas empresas del sector agroalimentario.

Y ya que andamos por los rumbos del Bajío, la entidad también tiene como otro de sus objetivos para este año aumentar su participación en los préstamos al consumo e hipotecarios.

Fridays va por más

Como parte de su estrategia de expansión, la cadena de restaurantes de comida casual Fridays, de Raúl Torres pretende abrir al menos tres unidades en el Distrito Federal.

De hecho, la firma realiza actualmente un estudio para saber cuántas aperturas podrían realizar en la ciudad de México, con el fin de posicionar la marca. Dicen que hay espacio por lo menos para tres restaurantes más, porque la competencia también crece y no se pueden quedar rezagados.

La idea que tiene la cadena es por lo menos abrir un restaurante Fridays por año, siempre y cuando vayan los negocios fortaleciéndose día a día para poder lograr los objetivos.

El 2014 no fue fácil, debido a la caída del consumo en México, por lo que tuvieron que implementar estrategias para ser una buena opción para sus comensales.

Para mayo saldrá adelante

Corporación GEO, aún en manos de Luis Orvañanos Lascurain, ahora sí saldrá de su proceso de concurso mercantil para mayo, por lo menos esa es su idea.

De hecho, este año será mejor para la desarrolladora de vivienda, la cual pretende llegar a ventas del orden de 12,600 unidades.

Aunque hay optimismo, la empresa sigue con escasa liquidez que le complica su entorno un poco, pero para ello negocia un crédito de entre 200 y 300 millones de pesos para cubrir sus necesidades de recursos durante el tiempo que dure el concurso mercantil.

Una vez que se levante el proceso concursal, la entrada de recursos nuevos a la compañía tardaría poco tiempo, con lo cual se mejoraría la estructura de capital de la empresa. Incluso hay planes de regresar a la desarrolladora a cotizar a la Bolsa Mexicana de Valores.