“Cuando se detiene a un dictador, siempre hay riesgos. Pero hay riesgos más grandes en no detener a un dictador” Dijo la gran Margaret Thatcher, Primera Ministra del Reino Unido 1979 – 1990.

Los mexicanos y las instituciones democráticas tenemos una prioridad: detener al dictador que busca, por todos los medios y a toda costa, afianzar su poder para controlar y manipular todo. Nuestro objetivo inmediato es lograrlo el 6 de junio en las urnas para frenar y empezar a revertir todo el daño provocado hasta ahora.

Sobran las señales de alerta que nos recuerdan el tamaño de la amenaza que enfrentamos. La defensa del Instituto Nacional Electoral (INE) constituye una de las batallas más grandes. No es casualidad que todos los días, los consejeros y otros actores relevantes sufran embestidas, calumnias y ataques de todo tipo por parte de quienes no respetan las reglas ni quieren atenerse a la autoridad del árbitro electoral.

La cancelación de dos candidaturas nefastas ha sido una decisión valiente que el Consejo General del INE ha tomado a pesar de las amenazas recibidas por quienes deberían de estar en la cárcel y no buscando un cargo de elección popular.

Esta batalla nos recuerda la tarea pendiente que tenemos todos los mexicanos para exigir y contribuir a construir un verdadero Estado de Derecho en donde nadie esté por encima de la ley. En las circunstancias actuales suena a utopía pero es el único camino para que la justicia deje de ser selectiva y empecemos a ser un país de leyes e instituciones y no de nepotismos y privilegios.

Lo que ocurra en las próximas semanas previo a las elecciones será decisivo no sólo con las campañas políticas pero en nuestra capacidad de unirnos en torno a la defensa del INE. Vendrán golpes más fuertes en la medida que el partido en el poder se vea acorralado y repudiado por una gran mayoría de mexicanos.

Estamos a tiempo de detener al dictador que busca consolidarse. Estamos a tiempo de convencer a los indecisos para votar masivamente por las mejores alternativas de la opsición. Estamos a tiempo de hacer un llamado al voto útil y mover la balanza para evitar que una dictadura en proceso se consolide y después sea demasiado tarde.

Margaret Thatcher tenía razón. Es mejor correr todos los riesgos de detenerlo, que pagar las consecuencias de no hacerlo. No podemos escatimar ningún esfuerzo por pequeño que sea. Tenemos la fuerza y la capacidad para lograrlo juntos.

Armando Regil Velasco

Licenciado en Negocios Internacionales

Ágora 2.0

Licenciado en Negocios Internacionales graduado con mención honorífica por el Tec de Monterrey. Estudió Economía y Políticas Públicas en Georgetown University. Cuenta con diversos diplomados de institutos como: la University of International Business and Economics de Beijing.

Lee más de este autor