La Patria ha sufrido de todo en manos de nuestros gobernantes desde antes de 1857, aunque los modernos, se basen en 1917. Desde entonces el pacto federal se estableció a través de la Carta Magna. Se conmemoró el XCVII aniversario de 136 garantías que tenemos los mexicanos. Sólo una obligación’’: el pago de impuesto. El presidente Enrique Peña Nieto, recordó en Querétaro que existe’’ y goza de buena salud.

Ante el monólogo de Michoacán, que continúa en los medios, quienes buscan chupemos’’ propaganda gubernamental, tras sus logros de reformas político-económicas, que planteó y ahora tiene, la realidad en Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Durango, Coahuila, Tamaulipas, Guerrero o Estado de México, no es diferente a Michoacán, pero mientras no salgan que todo está bien, será saludable.

Es un recuerdo. Ante la desmemoria de nosotros. Al parecer esas entidades mencionadas, no existen’’ problemas de violencia u olvido, aunque se sabe, existe el crimen organizado. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), éste último tras 15 años de letargo, han ofrecido cifras alegres.

Que si comparan con las del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), no tendrían nada que ver con la percepción’’ que tienen los gobiernos municipal o estatal en 31 Estados, la Ciudad de México y no se diga la Federación, si se suman algunas estadísticas serias’’ de Organizaciones Civiles o No Gubernamentales (ONG´s).

Vamos con los padres de la Patria. De 1857 al 1917, el México se convulsionó. Así como se encuentra ahora. Antes decían eran bandoleros’’ o caciques’’ a los rijosos. Hoy son Guardias Rurales o Comunitarias u organizaciones criminales, no Cárteles de la Droga, desde diciembre de 2012 a la fecha.

En el discurso, la constante ha sido el reclamo de siempre: Aplicar la Ley. Tope donde Tope. No habrá impunidad. Se investigará hasta las últimas consecuencias. Se creara una Fiscalía Especial o una Comisión. Ahora la moda es un Comisionado. Bien, son palabras, no compromisos, porque de todo eso nada ha ocurrido, se los dice un reportero de 35 de escuchar la misma cantaleta.

La Constitución General de la República es todo. No base, sino fundamento, pero convertida en capricho de Presidentes o Legisladores, que responden a intereses de grupo o partidistas tramposos, que han obligado que la Carta Magna, aplique solo a enemigos’’. Olviden Códigos Penales de tantos Estados y Distrito Federal son una Torre de Babel’’ o catálogos a la medida para castigar a quienes no callan o no comparten sus intereses.

Ojala se llegue a buen puerto con un Código Único o Modelo, como mandata la Constitución desde 2008, después que el Congreso de la Unión aprobó la reforma de un solo sistema de Códigos de Procedimientos y Penas’’ en todo el país, similares.

El debe ser’’ no es la interpretación de quién gobierna. No es el ser o no ser, de William Shakespeare. Sino la belleza de la Constitución, que comprende 136 artículos. Que une géneros, raza, tradiciones, religión y lo que ustedes quieran. ¡Pero los une!

No se sí fue a fuerza, pero así firmaron caciques’’ de Territorios y gobernantes de entonces. No eran del PRI, PAN, PRD o los montoneros’’, no recrimino. La Historia nos dice, que hoy somos una Federación que una República Mexicana, eso se olvidó.

¡Pinche México y los mexicanos! Dirán. No todos claro. Solo los beneficiarios del caos. La Carta Magna, ofrece todas las garantías, incluso las de nivel mundial. Los zonzos Presidentes panistas ¡fueron dos, he! Firmaron todo. La francesita Florence Cassez, les envía besos por todo eso.

La Constitución manoseada’’ por siempre por Jefes del Ejecutivo en turno y sus esbirros, con todo y democracia ¡va! Son 136 artículos, aunque Senadores y Diputados, hagan pachangas de época. Todos son derechos, aunque no apliquen.

¿Eso quién lo difunde? No, las jaladas de logros del Presidente, Gobernador, presidente municipal o Jefe delegacional sí. Para eso tienen dinero que nos arrebataron mediante sus tradicionales parches’’ disfrazadas de Misceláneas o Reformas Fiscales.

COMMODATO

A los que gobiernan, legislan y aplican el espíritu de la Constitución, donde juran hacer respetar la Ley y sino que el Pueblo ’’. ¡Va! Pura demagogia. Si así fuera, no quedaría títere sin cabeza’’ y perderían a sus patrocinadores: los intereses y cotos de poder.

O los que acusan de traición a la Patria’’, cuando el trópico los volvió locos y más cuando tuvieron poder, aunque sea en la Ciudad de México, donde no nacieron, igual que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), les decimos: ojala y les aplicaran la Constitución, que tiene 97 años de verdad, pero usada por mentirosos’’.