El jueves de la semana pasada, el INE aprobó las reglas para elegir a 60 de los 100 diputados constituyentes que van a definir la norma fundamental de la Ciudad de México (los otros 40 serán designados).

Habrá Constitución local para la ciudad, no más un estatuto de gobierno, y para ello, los legisladores dieron a la autoridad electoral nacional el mandato de elaborar una convocatoria con reglas, plazos y bases, que permitirán celebrar los comicios especiales y difundir previamente las ofertas de representación de partidos y eventuales candidaturas independientes, para que las y los electores capitalinos decidamos en las urnas a los diputados (as) responsables de hacer la nueva Constitución, a través de un inédito principio de representación proporcional.

El método implica que en lugar de votar de forma individual por candidaturas postuladas para representar un determinado territorio o distrito, se votará por una representación capitalina a partir de listas completas de partidos, quienes deben presentar planillas con sus 60 propuestas de constituyentes y el porcentaje de votación que obtengan determinará cuántos de esos candidatos (as) de sus listas ocupará un lugar en la Asamblea constituyente.

Dice al respecto el decreto de reforma política de la naciente Ciudad de México (CDMX): El proceso electoral se ajustará a las reglas generales que apruebe el Consejo General del INE .

Al definir esas reglas, la convocatoria estableció aspectos novedosos ad hoc a una contienda inédita. Por ejemplo, no se abrirá un periodo de precampaña porque no existe un proceso electivo interno por candidaturas individuales de los partidos sino la conformación de planillas, pero sí habrá una etapa específica para las campañas del 18 de abril al 1 de junio de este año, espacio en el que tanto partidos como candidaturas independientes que obtengan su registro, darán a conocer su oferta constituyente y podrán llamar al voto, contando para ello con promocionales en 82 emisoras de radio y televisión de la capital.

Durante las campañas habrá 41 minutos diarios en cada una de esas señales para los mensajes de partidos e independientes (82 spots por día por emisora) que se dividirán en partes iguales y no de forma proporcional a la fuerza electoral de cada instituto político, como sucede en comicios ordinarios, porque las y los consejeros consideramos que no se trata de un poder constituido que va a renovarse y que tiene un referente o proporción de respaldo ciudadano definido, como sí lo tiene la renovación de congresos locales o el federal.

Estamos ante un poder que se constituye y que se elige únicamente para elaborar la carta magna capitalina, sin antecedente o proporción de votos inmediata que haya acreditado para ese fin un respaldo ciudadano.

Quizá esa será una de las características más significativas de las condiciones de competencia que tendrá este ejercicio fundacional de la CDMX. Se ha determinado que habrá un financiamiento de campañas igualitario (no proporcional a votos) y los mismos espacios para todos los contendientes en radio y televisión, así como condiciones favorables al registro de candidaturas independientes que decidan participar y acrediten respaldo ciudadano.

Habrá un terreno de competencia parejo, en el que todos arrancan en igualdad, con el mismo tope de gastos, el mismo financiamiento extra y los mismos mensajes disponibles en las mismas emisoras.

La figura de candidaturas independientes podrá buscar espacios en el constituyente de la Ciudad, pero la reforma establece que para obtener el registro requiere acreditar el apoyo de al menos 1% de la lista nominal de votantes, lo que equivale a 73,792 firmas.

No es una cifra menor, pero las reglas han definido que una misma persona puede dar su apoyo a un máximo de cinco aspirantes a candidaturas independientes, para no acotar con una restricción excesiva esa vía de participación electoral, que se arraiga cada vez más a nuestro modelo de democracia, sin sustituir o anular al sistema de partidos.

*Consejero electoral del Instituto Nacional Electoral.

Twitter:@MarcoBanos