Yolanda Morales

Pues no me sorprendería que este lunes despertemos con la noticia de caídas en las bolsas de Asia y Europa, ahora por cortesía del nuevo primer ministro de Japón, Naoto Kan.

Y es que el viernes reconoció que aquella economía está en riesgo de enfrentar problemas similares a los de Grecia, si no hacen algo pronto para comenzar a reducir la deuda pública que ya roza el 200% de su PIB.

Desde fines del año pasado, corredurías y organismos internacionales han alertado al mercado del alto endeudamiento público de las potencias económicas. Y Japón se ha coronado como el líder en eso de financiar su desarrollo vía emisión de bonos de deuda.

Pero los analistas financieros tenían la esperanza de que los países como Japón, Estados Unidos y Reino Unido podrían administrarse suficientemente bien para financiar sus abultadas obligaciones públicas, simple y sencillamente porque imprimen moneda de reserva.

Al parecer, este reconocimiento público de Naoto Kan viene a mostrarnos que esta hipótesis no es correcta pues, ni las economías industrializadas más prestigiadas en el mercado se salvan de pagar por sus excesos.

Como que los gobiernos de los países industrializados pasaron de noche la historia latinoamericana de los años ochenta, cuando países como México, Colombia o Brasil registraron desequilibrios públicos hasta de 8 puntos del PIB y crisis financieras MONUMENTALES.

La reforma que viene

El anuncio de Naoto Kan es una avanzada de lo que viene: ajustes fiscales cargados de una reforma tributaria.

De entrada el funcionario enfrenta dos fuertes problemas: el envejecimiento de la población económicamente activa, que mermará su capacidad de tributar, y la destrucción del empleo que padecen.

No quisiera ser ave de mal agüero, pero Italia le sigue a Japón si se toma en cuenta el tamaño de la deuda pública, ya que rozará los 118 puntos del PIB al cierre del año.

Y Estados Unidos, quien como Japón, es un país que imprime la moneda de reserva más poderosa del mundo: el dólar, y enfrentará este año obligaciones públicas por 92.8 puntos del PIB. Esto si las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) son correctas.

¡A abrocharse el cinturón, que viene una nueva turbulencia!

Ym2396@gmail.com