Sin que se cancele la reforma energética, viene un cambio radical.

Este fin de semana se develará parte del nuevo modelo energético del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El presidente de México iniciará lo que ha llamado el rescate energético del país que incluye un plan para la refinación petrolera y un programa de producción eléctrica.

Sin duda, los anuncios que realice serán tan o más importantes que el esperado Paquete Económico, para el año 2019, que está por presentar el nuevo gobierno mexicano.

Y es que el rumbo que tome el nuevo gobierno en materia energética será determinante para la evaluación que realizan calificadoras, inversionistas y analistas, sobre la economía mexicana y sus principales empresas energéticas: Pemex y la Comisión Federal de Electricidad.

En distintas ocasiones, como candidato y como presidente electo, el ahora presidente constitucional de México criticó la reforma energética.

Ha asegurado que la reforma energética, en lugar de aumentar, ha provocado la caída de la producción petrolera, y ha dicho que va a rescatar a Pemex.

Reforma, fracaso

Ayer, el presidente López Obrador volvió a decir que la reforma energética fue un gran fracaso y un gran engaño.

No sólo eso, dijo que está a la espera, para que sus defensores pidan una disculpa.

El jefe del Ejecutivo aseveró que no cancela la reforma energética sólo para demostrar que él no es autoritario.

A la fecha, sin anunciar directamente la cancelación de la reforma energética, el gobierno obradorista ha venido colocando las piezas necesarias para cambiar radicalmente.

Apenas hace un par de días anunció que dejarán de realizarse las licitaciones petroleras por tres años e insistió en que no han llegado las inversiones internacionales prometidas ni ha aumentado la producción petrolera.

Por distintos caminos se ha buscado eliminar a los órganos reguladores autónomos del sector energético.

En Tabasco, en donde se construirá la refinería que ha prometido, se aprobó la ley compadre que permite la contratación, sin licitaciones de por medio, precisamente para llevar adelante ese proyecto. La comisión antimonopolios que encabeza Alejandra Jana Palacios la impugna legalmente.

Además se ha anunciado que se cambiará el modelo exportador (se dejará de exportar petróleo) para cambiar a uno de producción para consumo interno y refinación.

El objetivo es, en un plazo de tres años, cuando se concluya la construcción de la refinería, reducir los precios de los energéticos.

Cifras contrastan

El sábado López Obrador viajará a la presa Malpaso, en Raudales, donde presentará el plan para la producción de electricidad.

Y el domingo en Dos Bocas, Tabasco, dará a conocer el plan de refinación de petróleo que va desde la rehabilitación de las seis refinerías locales hasta la construcción de una más, la cual fue aprobada en la última consulta ciudadana de noviembre.

Además anunciará una batería de perforaciones para extraer petróleo y comenzar a revertir la caída de la producción petrolera.

Evidentemente en las cifras entre el gobierno que se fue, de Enrique Peña Nieto, y el que llega, de López Obrador, hay enormes diferencias.

De acuerdo con el exsecretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell la inversión comprometida con las rondas petroleras es por alrededor de 200,000 millones de dólares.

Sin embargo, el presidente López Obrador asegura que la reforma energética de Peña Nieto sólo atrajo 0.7% de la inversión prometida.

Con la reforma energética, ha reiterado, se prometieron precios más bajos en gasolinas, diesel, electricidad y gas, y hoy están en los niveles históricos más altos.

El cambio que viene es radical. En los hechos, la reforma energética será cancelada.

ZEE, en el limbo

En pleno cambio de gobierno, las Zonas Económicas Especiales quedaron en un espacio de indefinición.

Y lo más preocupante del caso es que se quedaron “volando” 3,000 millones de dólares de inversiones.

Más otros 8,260 millones de dólares de inversión con cartas de intención.

El equipo saliente del gobierno de Enrique Peña Nieto simple y sencillamente se negó a firmar los documentos respectivos para que comenzaran a fluir los 3,000 millones de dólares que varias empresas quieren colocar en las ZEE.

Y los del nuevo equipo de gobierno de Andrés Manuel López Obrador tampoco los quieren firmar, hasta que no se defina exactamente cuál es el rumbo que tendrán las Zonas Económicas Especiales en la era obradorista.

A pesar de que el presidente López Obrador ya designó a  Rafael Marín, en relevo de Gerardo Gutiérrez Candiani, como la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales, todavía no se sabe exactamente qué va a pasar con éstas.

Por lo pronto, en la transición están atoradas las inversiones que ya están listas para realizarse y las que están comprometidas con carta de intención.

ATISBOS

ENROQUE.- Carlos Noriega deja la presidencia de la Amafore, el gremio de las afore, para irse de titular de la Unidad de Seguros y Pensiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que encabeza Carlos Urzúa. Noriega Curtis ocupó la subsecretaría de Hacienda durante un año (del primero de enero del año 2000 al 30 de noviembre del 2000) en el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.