Para muchos, la energía nuclear sigue siendo algo diabólico y execrable. Se le condena por los desechos radiactivos que produce, por sus supuestos riesgos, y por su costo. Sin embargo, la energía nuclear es una alternativa indispensable para combatir el calentamiento global, para un sector energético con cero emisiones de gases de efecto invernadero y cero contaminación, y para una economía en pleno crecimiento que depende cada día más de un suministro de electricidad limpia, confiable, estable y a gran escala.

Las plantas nucleares generan electricidad de carga básica con un muy alto factor de capacidad y confiabilidad, es decir, funcionan alrededor de 93% del tiempo (tenemos en México el ejemplo de Laguna Verde), mucho más que las plantas hidroeléctricas, eólicas, solares, y de gas natural. La disposición adecuada y segura de residuos nucleares es más bien un problema político; no técnico o ambiental. En Estados Unidos los residuos de las plantas nucleares son almacenados transitoriamente in situ en ataúdes de acero y concreto, y más de 90% puede ser reciclado ampliando su vida útil virtualmente durante siglos. Por otro lado, en Carlsbad, Nuevo México, existe una gran instalación de disposición final y aislamiento de materiales transuránicos que podría acoger residuos nucleares en forma segura durante miles de años debajo de una capa geológica de sal de más de 2,000 metros de espesor. Esta formación geológica abarca varios millones de hectáreas, incluso en territorio mexicano. Finlandia construye en la actualidad un depósito de residuos nucleares dentro de un estrato geológico de granito de más 400 metros de espesor debajo de una isla en el Mar Báltico.

Se han registrado sólo tres accidentes nucleares significativos en el mundo. El primero, en Three Mile Island en 1979, implicó el derretimiento del reactor. Fue un desastre para la empresa, pero no conllevó ninguna exposición significativa de la población circundante a niveles de radiación superiores a los normales, ni tampoco, afectaciones a la salud. El segundo, en Chernobyl en 1986, fue el peor accidente nuclear de la historia, en gran medida provocado por la impericia e irresponsabilidad de los operadores. Causó la explosión y destrucción de un reactor moderado con grafito y enfriado con agua (tecnología soviética en desuso). Murieron 29 trabajadores y rescatistas. En años posteriores la UNSCEAR (Organismo Científico de Naciones Unidas sobre Efectos de Radiación Atómica) no ha identificado consecuencias graves a largo plazo en la salud de la población expuesta, además de 6,500 casos de cáncer tiroideo en niños y adolescentes que bebieron leche contaminada con iodo radiactivo. Sólo se han documentado 15 muertes en consecuencia, en Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Los niveles de radiación recibidos por la población en general tampoco fueron significativamente superiores a lo normal. La zona evacuada en el entorno de Chernobyl se ha convertido en un caso excepcional de restauración ecológica. (Ver el documental en YouTube Radioactive Wolves). El tercero fue Fukushima en el 2011, donde un tsunami provocó el derretimiento y explosión de los reactores. No obstante, no se registró ni una sola muerte ni afectaciones a la salud atribuibles a radiación.

(Por cierto, las plantas de carbón liberan más material radiactivo al ambiente que las plantas nucleares, dado que este mineral contiene importantes concentraciones de uranio en forma de triuranio octóxido). En lo agregado, la generación de electricidad nuclear provoca muchas menos muertes y afectaciones a la salud por cantidad de energía producida que las plantas de carbón, gas, e hidroeléctricas.

En cuanto al costo de la energía nuclear, sería necesario internalizar y considerar costos ambientales y climáticos de opciones fósiles para hacer una comparación objetiva.

Ni el mundo ni México pueden soslayar la importancia de la energía nuclear en el contexto del cambio climático, como cimiento de una matriz energética de cero emisiones construida conjuntamente con energías renovables.

Gabriel Quadri de la Torre

Ingeniero Civil y Economista

Verde en Serio

Político, ecologista liberal e investigador mexicano, ha fungido como funcionario público y activista en el sector privado. Fue candidato del partido Nueva Alianza a Presidente de México en las elecciones de 2012.