China sigue siendo un enigma cabalgando en un misterio y como no nos creemos nada de lo que dicen, solo obedecemos lo que hacen y en las acciones han tomado un rumbo de pausa

Buenos días, buenas tardes, buenas noches. ¡Viva México! debería ser por lógicas razones la siguiente línea de pensamiento una vez puestos los respetuosos saludos.

Decimos ¡Viva México! con la intención de no quedar en el vacío cursi de los gritos, ni la repetida puesta en escena desde los zócalos neurálgicos de cada cabecera municipal.

El ¡Viva México! de hoy llama al patriota que realmente celebra, festeja y abraza a su país sin mano izquierda ni mano derecha, sin corriente ideológica, sin gritos bebidos a la Pedro Infante, y sin afán de división entendiendo que este es un solo país, un solo proyecto de nación y que solo mexicano es aquel que respeta el esfuerzo del trabajo y la ley de lo correcto.

Te invito a que celebres ser mexicano en acciones, con trabajo compartido y con mucha estrategia común para tener un solo país donde el mexicano celebre ser lo que todos podemos y debemos ser.

Disculpa la apertura, pero la fecha obliga. Mas aun en el contexto en el que se encuentra el mundo en lo económico y lo definitivo que es el tema de precios en materias primas agrícolas.

Permíteme ir de lo macro a lo propio destacando que la economía más grande del mundo y vecina nuestra está entrando en una fase de dudas varias sobre los pilares que han construido la reactivación post pandemia.

De entrada la pandemia sigue siendo lo que es y seguirá siendo un problema hasta que se logre una real inmunidad de rebaño en el mundo, de nada sirve tratar de abatir el presente bicho si en alguna otra geografía que no hace el mismo esfuerzo se cocina una mutación que desacomoda todo lo antes logrado. Hoy hablamos de Delta, y no sé si después estemos recorriendo alguna otra letra griega, deberíamos estar en un nuevo horizonte y no estamos ahí.

El mundo ha sido partido y semi paralizado dejando un daño enorme, la aceitada cadena de justo a tiempo se brincó y no hemos encontrado el acomodo.

La transportación es cara y poco confiable, el movimiento de mercancías en el mundo está muy obstruido y encima de esto, la madre naturaleza nos tiene desacomodados. En el hemisferio sur una sequía agonizante adelgazó el torrente de agua en el rio Paraná que está sacando de operación al complejo agroexportador del gran Rosario. No es un tema menor y la ayuda no está en camino, la navegación es cada vez más complicada.

En el hemisferio norte de nuestro continente un huracán en el Golfo de México paralizó el movimiento exportador y destruyó importantemente la capacidad de exportación agrícola.

Mientras todo esto sucede, Estados Unidos está en la recta final que definirá la producción agrícola con la moneda aun en el aire. Cada vez falta menos para saber de qué se trata este ciclo agrícola, las cosechadoras empezaran a darnos ideas reales por encima de estimaciones, estamos cansados de estimaciones.

La demanda entra en una pausa, y le llamamos demanda a lo que sucede en China porque el mundo en ese orden recibe de China la fuerza del uso o el látigo de su desprecio. Los chinos están aplicando el látigo de su desprecio, de hecho, han deshabilitado a varios proveedores de cárnicos en Europa y eso no sucede cuando los chinos tienen necesidad.

China sigue siendo un enigma cabalgando en un misterio y como no nos creemos nada de lo que dicen, solo obedecemos lo que hacen y en las acciones han tomado un rumbo de pausa por las razones que gustes o mandes. Sin ese vehículo de consumo activo, los mercados de materias primas han entrado en una zona temporal de destrucción de precios.

Los especuladores han tenido que ser forzados a liquidar porque están básicamente bajo el agua y con el ciclo norteamericano a punto de brotar en zona de cosecha, la sensación de abasto es inminente independientemente del tamaño del cultivo, pero eso lo dejamos para más adelante.

En el corto plazo estamos a dos semanas de entrar con fuerza a la cosecha y a una semana de abrir oficialmente la venta de siembra en Brasil. En breve empezaremos a escuchar que el clima no coopera y que la siembra temprana no está sucediendo.

Más leña al fuego y temas de debate. Una vez que en el mundo vemos a Rusia restarse de exportación fluida, Argentina con incapacidades de embarque por la bajante en el rio Paraná, a Estados Unidos semi paralizado aun tras el embate del huracán Ida en la boca del Golfo, a China dudando o parcialmente detenida y el resto queda en solo citar como preámbulo de próximas charlas el efecto que en Estados Unidos está teniendo la presión inflacionaria.

En breve escucharemos más sobre una estanflación. Inflación y parálisis, lo peor que puede tener en las manos alguien en el control de finanzas públicas. Estados Unidos está pasado de cucharadas inflacionarias y la medicina cura ese efecto, pero las contraindicaciones de este pueden salir peores que el remedio.

aochoa@rjobrien.com