A partir del caso de coronavirus reportado ayer por las autoridades sanitarias en Estados Unidos se ha generado un verdadero revuelo mundial. Y es que ha sido tan acelerada la velocidad con la que salió el microorganismo de la ciudad china de Wuhan y se dispersó a varios países de la región y saltó al continente americano, revela un fenómeno muy característico de nuestra actual modernidad globalizada.

Hasta ayer ya estaba confirmada la presencia de este virus en Australia, Tailandia, Japón, Corea del Sur y en territorio estadunidense.

El masivo traslado de personas vía aérea, las eficientes herramientas que hoy tiene la medicina para detectar temprana y ágilmente un virus y, no sólo eso, sino para desarrollar el tipo de estudios moleculares para confirmar que sí es específicamente el coronavirus, refleja una serie de condiciones que no contábamos hasta hace no muchos años.

Y se suma ahora la velocidad de la información que cualquier dato se transmite virtualmente en tiempo real desde y hacia cualquier rincón del planeta.

Quizá, como nos comenta el doctor Alejandro Macías, reconocido experto en microbiología y salud pública, hoy estamos viendo en tiempo real lo que en la naturaleza ocurrido desde siempre pero ni cuenta nos dábamos...

Desde el punto de vista técnico pasó un mes de que se identificó el coronavirus, se secuenció y se sacaron las pruebas para identificarlo y para diagnosticarlo.

Para los médicos se revela otro fenómeno: muy probablemente esa transferencia de virus de animales a humanos -que se ha ubicado históricamente como excepcional- ha ocurrido toda la vida, y lo estaríamos viendo en vivo y en directo con el coronavirus. En este caso se pasó a ese segundo nivel de manera muy acelerada.

En el caso de México ayuda la fuerte experiencia que ya tuvimos con la epidemia de influenza en el 2009, en el sexenio calderonista, con la diferencia de que aquella vez nos agarró de repente. Aquella ocasión sí existía una base de un plan que había preparado el equipo del exsecretario de Salud Julio Frenk (quien encabezó la creación del hoy desaparecido Seguro Popular) desde el sexenio foxista, y gracias a ello es que se conocían lineamientos y protocolos para actuar, los cuales sí sirvieron al entonces secretario de Salud José Ángel Córdova Villalobos.

Hoy el coronavirus está permitiendo cierto margen de maniobra a las autoridades de la Secretaría de Salud que comanda el doctor Jorge Alcocer, para aterrizar un plan adecuado y que permita defendernos en caso de que lleguemos a recibir el rotavirus en territorio mexicano.

Las autoridades de la Secretaría de Salud al mando de Jorge Alcocer ya están haciendo un plan para enfrentar la situación; el país cuenta con una base institucional y de infraestructura de diagnóstico en el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), para responder porque en su caso el reto sería -nos dice el doctor Macías- saberlo distinguir de una influenza grave.

Lo que sí es que para estar bien apertrechados, algo elemental es que todos los hospitales públicos estén listos con capacidad de respuesta para enfrentar la contingencia en caso de epidemia.

No se trata de ser alarmistas, pero en principio es inquietante que esto suceda en plena transición del sistema de salud que está rompiendo la estructura del Seguro Popular y un inocultable estropeado nacimiento del nuevo Insabi.

La pregunta sería: ¿todos los hospitales de tercer nivel estarían en condiciones de aceptar pacientes en condición crítica en caso de pandemia? Con la información que tenemos de varios de la red de institutos nacionales de salud y hospitales de alta especialidad, la respuesta difícilmente es positiva.

Twitter.com/MaribelRCoronel

[email protected]

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.