El economista estadounidense Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, hizo recientemente una contundente caracterización del gobierno y personalidad de Trump. Dijo: “La política migratoria de Trump es espantosa en casi todos su aspectos, pero es posible que no sea lo peor de su gobierno”.

De hecho, identificar qué es lo peor se ha convertido en un juego de salón muy popular en Estados Unidos. Sí, llamó a los inmigrantes criminales, violadores y animales. Pero ¿Qué decir de su profunda misoginia, su vulgaridad y crueldad sin límites?

Una lista de sus aberraciones incluiría lo siguiente: 1) su retirada del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, 2) la ruptura del Acuerdo Nuclear con Irán, 3) su retirada del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, 4) su rechazo a las instituciones internacionales que coadyuvan al desarrollo de los países, y 5) el proteccionismo comercial de EU.

Ahora está embarcado en una guerra arancelaria con China y con México.

El gobierno estadounidense elevó para China los aranceles de 10 a 25%, lo que supone afectar productos con valor de 200,000 millones de dólares. La respuesta de China no se hizo esperar, elevando los aranceles en igual proporción de 10 a 25% para 5,140 productos estadounidenses con valor de 60,000 millones de dólares. Esta escalada en la guerra comercial de Trump provocó turbulencias en los mercados financieros. Wall Street registró las mayores pérdidas de los últimos cuatro meses.

En otro frente, EU impone un arancel de 17.5% a los tomates mexicanos. Se estima que, de no negociarse su eliminación, los precios del tomate mexicano podrán elevarse hasta 70 por ciento.

El tomate es el tercero que más se exporta de México hacia EU, después de la cerveza y el aguacate.

La comercialización del tomate representa 2,000 millones de dólares y emplea en forma directa e indirecta a 1.4 millones de personas. Es, por tanto, una decisión que afecta a nuestro país. Al igual que China, el gobierno mexicano prepara nuevos aranceles para EU como represalia.

Un acontecimiento positivo fue la decisión reciente de EU de quitar aranceles a México y Canadá sobre el acero y el aluminio importados. Estos aranceles fueron aplicados el año pasado en contextos de fuertes críticas tanto de México como de Canadá. Trump abre una válvula regional mientras recrudece su relación con China.

Resulta absurda la posición del gobierno estadounidense de establecer unilateralmente aranceles a países que quiere doblegar. Con China pretende bajarle el nivel de expansión que ha logrado en su economía y con México presionar para que acepte sus aberraciones migratorias.

En vez de asumir políticas en favor de la cooperación internacional, Trump establece forcejeos más dignos de gladiadores.

Sergio Mota Marín

Economista

Economía y Sociedad

Escritor y licenciado en economía, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. De 1984 a 1990 fue embajador de México ante el Reino de Dinamarca, donde se le condecoró con la orden Dannebrog.