Chekitan Dev, un experto en la industria de la hospitalidad en Estados Unidos, ofreció durante la tercera edición de la Mexico Hotel & Tourism Investment Conference (también conocida como MexHIC 2013), una conferencia sobre megatendencias de los viajeros estadounidenses que afectan al sector hotelero en dicho país y cómo han logrado las marcas adaptarse las necesidades de los nuevos consumidores.

Algunas de las tendencias son bastante conocidas, como el cambio generacional de los baby boomers por los integrantes de la llamada Generación X (los nacidos, años más, años menos, en la década de los 70 y principios de los 80).

Dev explicaba que los viajeros pertenecientes a este grupo planean con muy poco tiempo sus vacaciones, prefieren en su mayoría los destinos urbanos y son propensos a combinar los viajes de trabajo con los de placer –todo lo contrario a los baby boomers-.

El último dato se relaciona con la tendencia que el especialista denominó Work and play blur , es decir, que la barrera entre los viajes de negocios y el leisure cada vez es más borrosa o poco clara. De ahí que los hoteles deben ser capaces de ofrecer opciones para los dos propósitos en un mismo viaje.

Time is the new money se refiere al hecho de que los viajeros estadounidenses valoran más el tiempo que pueden pasar disfrutando sus vacaciones, lo que para muchos se considera un lujo.

También habló de establecer micro estrategias para los micro mercados. Cada día las marcas hoteleras y de consumo en general deben tener microsegmentado el mercado y ser capaces de atender el perfil de cada usuario.

Estos nuevos consumidores, explicó el profesor de la Universidad Cornell, reflejan como nunca la expresión Brand promiscuity rules , en la que el mayor reto para las marcas es mantener la fidelidad de los clientes. Puso como ejemplo a Google, como una de las pocas empresas capaces de mantener su liderazgo pese a esta promiscuidad de los usuarios.

Design, design, design is the new location, location, location . La frase, tan famosa en la industria, lo dice todo: en la hotelería, las marcas que no apuesten por nuevos diseños y tecnologías que enriquezcan la experiencia del huésped perderán mercado. Dev puso como ejemplo el hotel de 7 estrellas que Versace prepara en Milán, con todo y alberca con peces exóticos vivos.

Otra de las tendencias más conocidas, pero no por ello menos importantes es Green is the new black . Es conocido el interés de los consumidores de todo el mundo por hoteles sustentables y con programas que reduzcan el impacto ambiental en la comunidad. Para muchos empresarios del sector en México, esto ya no es una moda, sino un estándar. Ahí está el ejemplo de Hoteles City.

Para finalizar, Dev mencionó el concepto search-mobile-social . Pidió que se le considere como una sola palabra, pues refleja como pocas los nuevos hábitos de los consumidores en cuanto a la búsqueda, reservación y pago de hoteles a través de dispositivos móviles.

Comentarios a rene.pina@eleconomista.mx o en Twitter en @renepinagarcia