Nos encontramos en la previa de uno de los reportes más importantes del año, y este viene de la mano del Departamento de Agricultura de Estados Unidos que mañana puntualmente nos informará sobre las intenciones de siembra del nuevo ciclo agrícola

Buenos días, buenas tardes, buenas noches. Te invito a que hagas un espacio en la memoria lejana, y te ubiques en los tiempos del Viejo Oeste. La escena se monta en una rotonda de piedra que está rodeada por un cementerio en un valle desértico, tres personajes buscan una tumba desconocida, uno de ellos era el bueno, otro el malo y como es común, nunca falta el feo.

La trama busca finalizar una larga búsqueda de un tesoro al que los tres personajes llegan desde diferentes narrativas. El desenlace se torna espeluznante, los tres individuos quieren el tesoro, ninguno está dispuesto a compartirlo y lo que viene se dramatiza con la música de Ennio Morricone y el girar de cámaras enfocando a los tres personajes que se miran entre ellos a distancia oficial de duelo amagando mientras alguno decide quién dispara primero y a quién.

El clímax de adrenalina desenlaza depositando a uno de los protagonistas en la tumba y a otro completamente contrariado y confundido y al último en control de la situación una vez que había vaciado las balas de la pistola del que se mostraba en shock al darse cuenta de que no tenía con que defenderse, aunque así lo creía.

Se resuelve la trama y si te estás rascando la cabeza tratando de encontrar una liga entre lo narrado y las historias relacionadas con los commodities agrícolas, no se me ocurre un contexto más similar para explicar el momento que vivimos. Estamos como los personajes antes de desfundar y disparar, calibrando y calculando a quién, a dónde y cómo.

Nos encontramos en la previa de uno de los reportes más importantes del año, y este viene de la mano del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por su sigla en inglés), quien mañana puntualmente, nos informará sobre las intenciones de siembra del nuevo ciclo agrícola, así como el conteo de inventarios para granos y oleaginosas en todas las posiciones.

La narrativa que nos trajo a donde estamos ya la conoces, pero vamos por partes. Mañana seremos informados sobre los inventarios de maíz, y resalto al maíz porque gracias a este dato de inventarios podemos inferir indirectamente cuál ha sido el uso de granos para alimento balanceado. La realidad es que no hay registro de cuánto se le da al pecuario y tenemos que usar las existencias para sumar y restar utilizaciones de exportación, etanol, e industrial.

Digamos que para simplificar cito lo anterior y si le captas la idea, lo que resta representa el maíz usado en alimento balanceado. Un dato clave en un año en el que la demanda se ha multiplicado y los inventarios se han encogido.

Con el trigo sucede algo similar pero no de tanto impacto, aun así, al trigo le contaremos su verdad para continuar con la soya, en donde es más claro el tema una vez que la soya básicamente se muele o se exporta y de eso tenemos las cuentas.

Pero tenemos que ponerle más emoción, si los datos anteriores te parecen insuficientes para ponerte al filo de la butaca, en este reporte también sabremos sobre las intenciones de siembra en Estados Unidos. Un dato que es producto de una encuesta a los agricultores que opinan lo que intentarán sembrar, y el dato aun cuando no es definitivo, da una buena idea de cómo quedara repartido el medio oeste norteamericano.

En teoría se buscará sembrar 93 millones de acres con maíz, 90 millones de acres con soya y 45 millones de acres con trigo.

El mercado tiene ya expectativas y es caso como quiniela de apuestas pues si los números que publique el USDA se desvían mucho de dichas expectativas, la reacción del mercado será no menos que agresiva en términos de precios.

La razón de fondo es que se tienen inventarios muy delgados, altos niveles de demanda y una sentida obligación de que este ciclo agrícola en el hemisferio norte sea exitoso pues el punto de salida a precios actuales es increíblemente alto.

La historia sobre la película del bueno el malo y el feo que te compartí al arranque está diseñada para entretener tus sentidos, pero la historia que estamos por ver en su desenlace será de alta tensión una vez que hay poco margen de error y apuestas especulativas en su más alto momento.

Los especuladores llegan al reporte muy comprados en maíz y moderadamente en soya, al trigo no le han echado lazos fuertes pues el trigo a diferencia de los antes citados está más suelto de existencias y por ello lo haremos el feo de la película.

Así pues, le dejamos la escena puesta al maíz y a la soya, elije tú quién es el bueno y quien el malo una vez que ambos quieren el botín de quedarse con la mayor cantidad de área a sembrar posible.

¿Para cabalgar en volatilidad estas en buenas manos?

Ánimo

aochoa@rjobrien.com