En México, tenemos asignaturas pendientes con los trabajadores en diversos rubros, y uno de los más relevantes es el de las prestaciones sociales. Al respecto, las cifras del mercado laboral son reveladoras, ya que, de acuerdo con los Indicadores Estratégicos de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), existen poco más de 54.2 millones de personas con trabajo, pero de esta cantidad existe un alarmante índice de informalidad laboral, que sólo al primer trimestre del año se ubicó en 56.8%, lo que significa que cerca de 31 millones laboran en la informalidad, con todo lo que ello representa.

Además, los trabajadores subordinados y remunerados suman poco más de 36.9 millones de personas, y vale la pena mencionar que, de este universo, sólo 20 millones cuentan con acceso a las instituciones de salud, y 19.7 millones tienen contrato escrito. Este retrato laboral de nuestro país es desgarrador si pensamos en las carencias que impactan en el nivel de calidad de vida de millones de mexicanos.

Hace días, el pasado 25 de julio para ser precisa, tuve la fortuna de participar en el evento Parlamento Abierto en Materia de Justicia Laboral, Libertad Sindical, Negociación Colectiva, Subcontratación y Personas Trabajadoras del Hogar, organizado por el Senado de la República, en el panel “Análisis para la mejora regulatoria de la subcontratación”. Durante mi intervención, exhorté a los legisladores a revisar a detalle la llamada tercerización de talento humano, porque se trata de una actividad que —con comprobada evidencia— regulada adecuadamente genera beneficios, tanto a los trabajadores como a las empresas, y por lo tanto al país, ya que dinamiza la economía y eleva la competitividad.

En el recinto del Senado de la República aseguré que en TallentiaMX consideramos que la regulación en esta materia, además de ser escasa, tiene muchas limitaciones. Esto afecta sensiblemente al sector de la administración integral de talento humano, al ser una industria fundamental para el desarrollo del país, ya que es la que actualmente permite a miles de personas tener un empleo formal y contar con la cobertura de seguridad social.

Mención aparte merecen los millones de jóvenes que semestre a semestre se incorporan al mercado laboral con herramientas deficientes y no siempre logran cumplir las expectativas de los empleadores. En este sentido, es necesario comprender que el sector de la llamada tercerización puede cumplir un papel de primer orden de la mano de las universidades públicas y privadas para dotar a los estudiantes de las competencias necesarias, no sólo para sobrevivir en la vida productiva, sino también para tener un desarrollo digno a través del empleo.

Es indispensable entender la dinámica de las micro, pequeñas y medianas empresas, las que sin la tercerización es imposible que doten de seguridad social a sus empleados. Insistí en que se trata de unidades económicas que son el corazón que genera más empleos.

Ante este escenario, TallentiaMX propone una modificación armónica a la normativa que vaya de lo laboral a lo fiscal y transite por la seguridad social, normativa que deberá definir de forma precisa al régimen de subcontratación, que establezca mecanismos para el control de las empresas y que permita construir un padrón de éstas y garantice las mejores condiciones laborales para los trabajadores. La normativa que proponemos implica 120 variables, de las cuales 80 son fiscales y el resto laborales y de seguridad social. Esto tiene como objetivo establecer condiciones dignas para los colaboradores, y con ello se busca que las empresas dedicadas a la actividad contemplen las mejores prácticas y que México sea referente como regulador de las empresas de la subcontratación.

Planteamos que la realidad es que existe un número indeterminado de empresas irregulares que violan la ley, y esto no lo podemos permitir, por lo que estamos pidiendo una legislación exclusiva para la subcontratación, para que no se siga trasgrediendo la ley.

Te invito a que conocer más de nosotros y de nuestra propuesta. Visita nuestra página https://tallentiamx.com.

*La autora es directora de Relaciones Institucionales de TallentiaMX.