De nueva cuenta, los resultados dados a conocer en estos dos indicadores del mercado de trabajo causaron sorpresa, al apuntar en direcciones opuestas. Si bien el aumento en la tasa de desocupación no es la tendencia de los últimos meses, el aumento no deja de ser preocupante, ya que son más las personas que buscan activamente alguna ocupación para percibir ingresos, sin poder encontrarla.

Tradicionalmente es el sector informal el que ha mostrado un mayor dinamismo y el hecho de que de pronto no absorba a las personas que se suman a la fuerza de trabajo, podría interpretarse como evidencia del estancamiento del mercado interno, del que tanto se quejan algunos sectores, aunque se puede tener otra interpretación.

Es un hecho que algunas personas en edad de trabajar de pronto deciden no presionar más el mercado buscando trabajo, en especial cuando ya han transcurrido algunos meses. Este tipo de decisiones se toma cuando el resto de la familia percibe ingresos y pueden hacer frente al hecho de que alguno de los miembros del hogar, en especial los jóvenes, no ingresen al mercado y realicen otro tipo de actividades, como estudiar o cuidar del hogar. El otro aspecto detrás de este tipo de decisiones es la calidad de los empleos disponibles, en especial el salario que se ofrece y las condiciones del empleo, que deben ser muy poco atractivos, producto del estancamiento en la inversión que no genera empleos de buena calidad.

Del lado del aumento en el número de trabajadores registrados en el IMSS, éste ha sido producto en los meses recientes de la mejora en las actividades manufactureras de exportación. Nuevamente es la demanda externa y los inversionistas extranjeros quienes han producido este crecimiento, no el mercado interno y los inversionistas nacionales, quienes siguen quejándose, justificadamente, que la inseguridad en el país significa una mayor carga que los impuestos.

Si observamos regionalmente, los lugares en donde se han generado los empleos registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social podremos ver que los estados privilegiados son, nuevamente, aquellos en donde hay plantas manufactureras orientadas a exportación. El otro aspecto detrás de la buena noticia del aumento en el número de registros en el IMSS es que únicamente estamos recuperando los empleos que se perdieron cuando bajó la demanda por nuestras exportaciones; esto es, realmente la economía no está generando nuevos empleos, sino recuperando lo perdido.

[email protected]