En Colima, el próximo domingo arranca el proceso de las 13 elecciones que tendrán lugar este año, para elegir gobernador en otros tantos estados. El 7 de junio del 2015, en ese estado ganó la elección, con sólo 487 votos de diferencia, el priista José Ignacio Peralta Sánchez (1970) sobre el panista Jorge Luis Preciado Rodríguez (1972).

No conforme con el resultado, el PAN interpone un juicio de inconformidad ante el Tribunal Electoral del Estado de Colima (TEEC), que la desestima y ratifica la victoria de Peralta Sánchez. El PAN impugna la sentencia y el juicio es atraído por la Primera Sala del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

El 22 de octubre del 2015, el TEPJF determina, por mayoría de votos, anular la elección. Los magistrados argumentan que la decisión se da tras comprobar que el gobernador de la entidad, Mario Anguiano Moreno, coaccionó el voto a favor del candidato priista, a través del secretario de Desarrollo Social Local, Rigoberto Salazar Velasco.

Después de la sentencia del TEPJF, el Consejo General del INE aprueba, por unanimidad, asumir la organización de la elección extraordinaria, que el Congreso local establece para el 17 de enero del 2016. Es la primera vez que esto sucede en el marco de la nueva Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que otorga al INE facultades para atraer y ejecutar procesos extraordinarios, con la colaboración del órgano electoral local.

En la elección que se celebra el domingo participan los mismos candidatos del PRI y PAN que en la contienda anulada: Ignacio Peralta y Jorge Luis Preciado. Los otros partidos contienden también con los candidatos anteriores: Leoncio Morán, MC; Martha Zepeda, PRD; Gerardo Galván, Encuentro Social; Francisco Gallardo, Morena. Ahora no van los candidatos del PT y del Partido Humanista, que perdió el registro.

Las últimas encuestas dan al candidato del PRI-PVEM-NA entre 33.1 y 35.1%, y al del PAN, entre 26.3 y 32.3 por ciento. Si en el caso del PAN se asume el último dato, en los hechos hay un empate técnico. El candidato del MC se mueve entre 7.4 y 19.9%; el del PRD, entre 2.3 y 4.1%, y el de Morena entre 0.3 y 3.3 por ciento. Los indecisos se ubican entre 16.5 y 18.3 por ciento.

En las últimas elecciones, las empresas encuestadoras han tenido dificultades, que ellas mismas reconocen, para registrar lo que piensan los electores. En esta ocasión se espera que en la noche del mismo domingo estén ya los resultados electorales. La lista nominal de Colima, estado que siempre ha gobernado el PRI, representa menos de 1.0% del total nacional. La importancia de la elección es que puede ocurrir la alternancia y que es la primera organizada por el INE en un estado.

[email protected]