Cuando el año pasado un grupo de destacados intelectuales e incluso exfuncionarios pusieron sobre la mesa el tema del uso lúdico de la mariguana, fueron criticados y severamente callados por las autoridades de Salud. El expresidente Vicente Fox fue también severamente criticado cuando planteó la conveniencia de legalizar la producción y venta de mariguana y que incluso a él le interesaría poner un negocio formal que generara empleos e impuestos.

Los tiempos cambian.

Hoy el tema se va abriendo y se vislumbra cada vez más en serio la opción legal para la producción y venta de mariguana. Para legalizar su uso medicinal en México ya surgió una propuesta muy seria.

Es una iniciativa presentada por la priísta Cristina Díaz Salazar ante el Senado. Es la primera petición formal de legalización de la mariguana para uso médico, y la forma en que se presenta está muy bien sustentada con información histórica, científica y explicando lo que sucede hoy con las investigaciones médicas en el mundo en torno a las sustancia básica de la mariguana, la Cannabis sativa.

La senadora Díaz deja en claro que fue asesorada por Raúl Elizalde, padre de Grace -a quien se le concedió un amparo para importar medicamento con cannabis para tratar una severa epilepsia- y todo el equipo técnico y jurídico que los acompaña, así como el Programa de Política de Drogas del Centro de Investigaciones Económicas Región Centro y la Fundación México Unido Contra la Delincuencia que ha empujado el tema en la Corte a través de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART).

Entre otros puntos, la iniciativa expone que la prohibición como política de Estado no ha podido acabar con el problema del narcotráfico, y en los hechos, atendiendo a la estadística del mercado y de los estudios mundiales de adicciones, ha contribuido al incremento exponencial del negocio ilícito.

Cita las encuestas de Consulta Mitofsky donde 74.5% están a favor de la despenalización de la mariguana, la levantada por Parametría que habla de 81% a favor de permitir el uso medicinal y la realizada por el PRI donde más de 80% está a favor legalizar tanto el uso médico como recreativo. Argumenta que tendría que empezarse a discutir la legalización, pero por lo pronto la que ya se pide legalizar formalmente es la de uso médicinal.

Así, plantea reformar diversos artículos de la Ley General de Salud de manera que se eliminen aquellas disposiciones referentes al cannabis y en concreto a lo establecido en el artículo 245 de la Ley, eliminando los cannabinoides y el THC de la fracción primera. Ello tiene un impacto directo con el Código Penal Federal, donde tendría que definirse cómo queda.

Algo importante: la iniciativa también contempla reformar lo contenido en la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación, de manera que se permita la entrada al país de medicamentos con cannabis. Esto nos lleva a pensar: Si vamos a importar legalmente productos con mariguana, lo obvio es que México pueda producirla pues somos proveedores naturales.

Un punto relevante expuesto es que en la mayoría de los estados en Estados Unidos no sólo se permite de una u otra forma el uso médico del cannabis, sino que tienen programas específicos de mariguana medicinal dentro los Departamentos estatales de Salud.

Se mencionan los esfuerzos regulatorios en Uruguay, Holanda y España donde se han creado modelos más amplios y permisivos, y desde hace 25 años, países como Alemania, Australia, Brasil, Canadá, Portugal, Reino Unido y Suiza han promovido políticas alternativas al enfoque prohibicionista y más bien se manejan como de reducción de daños.

En México, también se ha reducido la criminalización. La cantidad lícita de portación de marihuana es de 5 gramos, 2 gramos para opio, 500 miligramos para cocaína, 50 miligramos para heroína, 40 miligramos para metilendioxianfetamina y 0.015 miligramos para LSD.

Pero en el ámbito médico no hay nada. Este es el primer esfuerzo para dejar en la Ley General de Salud las cualidades terapéuticas del cannabis en padecimientos que no siempre cuentan con alternativas capaces de aliviar los síntomas sobretodo en males sin curación como la epilepsia, la esclerosis múltiple, algunos tipos de cáncer y el glaucoma.

Arranca en México Reunión Global de Agencias Sanitarias

La secretaria de Salud, Mercedes Juan, y la canciller Claudia Ruiz Massieu inauguran en la ciudad de México la Reunión Global de Jefes de Agencias Sanitarias. Asisten titulares de 50 países de los cinco continentes, donde se produce el 90% de las medicinas y habita el 60% de la población mundial. Entre las agencias que asisten están las de EUA (FDA), China, Japón, Brasil, Unión Europea, Canadá, Corea del Sur y por primera ocasión se integran India y Rusia.

Debatirán durante tres días sobre estrategias y modelos de regulación para enfrentar los retos de la globalización en materia de acceso de los pacientes a más y mejores medicinas a menor costo. No hay duda que el liderazgo de Mikel Arriola se ha internacionalizado.

AMIIF se queda sin presidente

Pues finalmente no hubo candidato formal para encabezar la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación farmacéutica (AMIIF). Aldo Rees, de Pfizer, decidió no postularse, y los socios decidieron tomárselo con calma. Luis Calderón, ahora exdirector de Alexion, fue un presidente muy activo y no cualquiera se animó a mantener ese ritmo. Entonces prefirieron no apresurarse, y se definirá hasta fin del periodo en marzo cuando se conozcan las nuevas candidaturas y haya nuevas elecciones. A la mesa directiva que seguirá sesionando mensualmente se integró Carlos Baños, de Lilly, e Irma Egoavil, de Celgene.

@maribelrcoronel

[email protected]