Que alguien le avise a Alejandro Moreno que el partido que dirige esta herido de muerte, que requiere cirugía mayor y prácticas del siglo XXI para ciudadanos del siglo XXI. El señor Moreno sigue sosteniendo a la dirigencia del PRI en la CDMX que disfruta las mieles el financiamiento y las plurinominales desde las postrimerías del siglo pasado. 

El PRI en la Ciudad de México ha sido arrasada y arrastrada en siete elecciones consecutivas y qué cree usted, querido lector, siguen postulando a los mismos candidatos de siempre y con nuestros impuestos. Si hubiera nocaut técnico en la política seria el caso del PRI capitalino. 

A pesar de todo ello, Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI avala los métodos fraudulentos de Cuauhtémoc González de la Torre, dirigente del PRI de la Ciudad de México, quien desde hace 15 años es responsable de la extinción del priismo en la capital del país.

Hay voces, como la de la consejera política Nallely Gutiérrez que han realizado denuncias ante el consejo político de ese organismo y las autoridades electorales por lo deseado del proceso para renovar la dirigencia capitalina. Dicho proceso previsiblemente será invalidado por el TRIFE.

Alito Moreno, vino nuevo en botella vieja, reproduce la mejor corrupción y el más alto autoritarismo del PRI de los buenos tiempos. Nada más que aquel sí ganaba elecciones. 

El señor Moreno con finos gustos inmobiliarios como su maestro Manuel Bartlett, literalmente mandó al PRI de la CDMX a la basura. Así ni cómo ayudarlo.

El grupo disidente señaló que realizará la denuncia correspondiente ante la SFP y la FGR para que investigue el hobby inmobiliario de Alejandro Moreno.

Moreno de corazón y apellido, no entiende que cobijando a las mafias priistas anquilosadas en las dirigencias de su partido, no podrá volver atractivo a su decadente partido político, el PRI está condenado a ocupar espacios marginales en la ciudad de México, el corazón político del país, le tiene sin cuidado a Alito Moreno.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.