“Fallarás todos los tiros que no intentes”

 Wayne Gretzky

Cómo se aprende a invertir... invirtiendo

Dicen que, para aprender a bailar, hay que bailar, para aprender a cocinar, hay que cocinar, para aprender a invertir hay que invertir. No obstante, hay que tener cuidado, pues realizar repetidamente cualquier actividad de manera equivocada puede resultar peligrosos, pues las equivocaciones se pueden convertir en un mal hábito difícil de quitar. Comparto de nuevo experiencias personales en ámbitos “aparentemente” fuera de la inversión, con el objeto de reflejar nuestra igualdad. “Nadie sabe más que nadie, solamente sabemos cosas distintas y compartirlas nos enriquece”. Hace unos días, mi hijo menor Bruno, estaba practicando su tiro a la distancia de basquetbol (mis tres hijos lo practican y son muy apasionados). Bruno estaba batallando un poco en su efectividad, pero lograba encestar con facilidad cuando tu “técnica” era correcta (posición del brazo en “L”, mano completa sobre él balón, giro del balón hacia atrás durante su trayectoria al aro, enfoque en la parte trasera del aro, brazo extendido apuntado con el dedo índice al objetivo después de tirar, buen balance al pararse y flexionar y saltar con las piernas para una mayor potencia en tiros a distancia). Parece complejo, tal vez, lo mismo pasa con las decisiones de inversión, pero si lo haces correctamente funciona de maravilla y solo necesitaras practicarlo con frecuencia para que después sea “en automático”.

El problema

El problema (riesgo) como comenté antes. es qué al practicar una actividad de manera incorrectas, se generan vicios que resultan muy difíciles de quitar. Lejos de ayudar, te hacen retroceder y “fallar”. En mis primeros años en este medio, gente de mayor edad solía decirme. “Como va a venir un joven a decirme como invertir cuando yo llevo muchos años ya invirtiendo”. Con el tiempo descubrí que los resultados de muchos participantes del mercado de valores con muchos años invirtiendo, no siempre eran buenos (inclusive algunos eran sumamente malos). Y es que si no tienes una buena “técnica” (metodología), aderezada de disciplina y paciencia además de aprender de las experiencias, de poco servirá que lleves mucho tiempo “practicando” una actividad. Lo invitamos a reflexionar sobre este tema, a llevar a cabo una evaluación muy honesta sobre su “técnica” de inversión y sobre los resultados invertidos. Nunca es tarde para mejorar la técnica los resultados valen la pena. En nuestra última “cascarita”, Bruno estuvo imparable.    

 TÉCNICA DE TIRO A DISTANCIA (BÁSQUETBOL)

TÉCNICA DE INVERSIÓN BURSÁTIL

Posición de Brazo en “L”

Conocimiento de “Perfil” (objetivos, horizonte y riesgo)

Mano completa sobre el balón

Selección de emisoras con conocimiento.

Giro del balón hacia atrás durante trayectoria al aro

Saber el potencial (no garantía) de valor (Precio Objetivo)

Enfoque en la parte trasera del aro

Distribución inteligente

Brazo extendido después del tiro apuntando con el dedo índice al aro (así termina el tiro)

Conocimiento del riesgo y potencial del portafolio estructurado.

Buen balance al pararse (hombros y pies alineados)

No entrar en pánico

Flexionar y saltar con las piernas

Horizonte a mayor plazo

Fuente SNX  

*El autor es Socio Fundador de SNX Constructores de Patrimonio.

[email protected]