Poco se entiende la salida a seis meses de su nombramiento, de Augusto Bondani como Comisionado de Autorización Sanitaria en Cofepris. Acabó el reglamento de biotecnológicos y lo dejó bien planchado con ambos lados de la industria farmacéutica -la de patente y la de genéricos. No era un tema fácil. Implicó hacer tejido fino moviendo hilos con múltiples intereses. Está por publicarse en la página de Cofemer, mejora regulatoria, para la consulta pública.

A los laboratorios -que poco defendieron en realidad a Bondani- les preocupa seriamente que con el relevo se vuelva a modificar la versión superconsensuada que ya conocen. Aunque todo parecer indicar que quedará tal cual. Otro punto de Bondani es que concluyó el reglamento de Drogas Huérfanas, igualmente por conocerse.

Pero su error fue no atender un mail. Si su jefe Miguel Ángel Toscano hubiera querido, lo hubiera respaldado para concluir los trámites del servicio civil de carrera ante Función Pública. No fue así. Lo que sí, le tendió puente de plata al ofrecerle ser asesor y Bondani ha aceptado el cargo de medio tiempo para sacar adelante el reglamento del Comité de Moléculas Nuevas. Será el núcleo central para las autorizaciones del futuro, es decir los biotecnológicos, que serán la base de la medicina en unos años.

Ahora, la expectativa está en Roberto Mendoza, un médico farmacólogo respetado y ha estado en la industria de farma tanto nacional como trasnacional. Lo último es que fue Director Médico de Laboratorios Medix, una empresa mexicana que ha buscado limpiar su imagen, luego de que su exdirector de Operaciones estuviera involucrado en el caso de Zhenli Ye Gong por importaciones ilegales de pseudoefedrina.

Entre quienes ven el nombramiento de Mendoza con entusiasmo está Ricardo Romay, de Amelaf, quien lleva muchos años en la industria y ha sido fuerte crítico de la eliminación del requisito de planta y de la renovación de fármacos. Casual y justamente, a Mendoza le tocará culminar la renovación de registros porque hay puntos atorados para que este año se dé fin a ese proceso, como está previsto.

No debe ser tarea fácil ser comisionado de Autorización Sanitaria. Es un área muy técnica, pero requiere tener intensa relación con la industria. No por nada es el suplente del titular de Cofepris en caso de ausencia. Sólo chequemos sus funciones: expide documentos oficiales para importar y exportar insumos para la salud y alimentos, entre otros; así como para la internación y salida de células, tejidos y sangre; emite permisos de publicidad, licencias a establecimientos, registros a productos y certificados de condición sanitaria para medicamentos, productos biológicos para uso humano, dispositivos médicos, biotecnológicos, servicios de salud, alimentos, tabaco, plaguicidas, nutrientes vegetales y precursores químicos.

O sea, implica tener relación con más de 150 laboratorios nacionales y multinacionales, con las 40 empresas de Conméxico (Nestlé, Danone, Alpura, Pepsico, Bimbo, Coca-Cola, etcétera), las tabacaleras, las de dispositivos médicos, las de agroquímicos (Dupont, Syngenta, Basf, Bayer...) y la creciente industria de reproducción asistida, sólo por mencionar las más notorias.

ConMéxico, cauta

Respecto de los lineamientos para vender alimentos en escuelas primarias publicados por Cofemer, ConMexico está siendo muy cauto. Ya nada de posibles amparos ni de señalar hacia otro lado. Hablan de analizar el proyecto con la mayor seriedad para contestarlo, pero piden reglas realistas y aplicables a productos procesados y preparados. Al final de cuentas, se trata de lograr un refrigerio adecuado para escolares. La SEP, con el impulso a los Consejos Escolares, también trata de involucrar a los padres, pero ése es el gran reto: la participación ciudadana.

Reconocen a Misael Uribe

Médica Sur, la única cadena de hospitales dirigida por médicos, no pierde su ritmo de crecer 10 a 15% cada año, con todo y crisis. Su capitán Misael Uribe fue nombrado honoris causa por la Universidad Autónoma de Tamaulipas (el primer egresado al que le hacen ese honor); lo que habla de un signo de cambio en la apreciación del médico y de que siguen teniendo un papel muy respetado por la sociedad. También recibió el nombramiento el doctor Ruy Pérez Tamayo.