En la columna anterior expuse la sección de Desarrollo rural y agricultura urbana contenida en el artículo 16 de la Constitución de la CDMX; también la contrasté con la visión de desarrollo rural de la OCDE. En la presente columna, haré un ejercicio similar para el artículo 10 de la Constitución de la CDMX

Un adecuado marco legal es fundamental para el desarrollo rural. Esto dado que muchas de las instituciones que apoyan a los mercados agroalimentarios y de productos y servicios rurales son públicas.

La efectividad de estas instituciones es un factor importante para el correcto funcionamiento de los mercados, sobre todo para garantizar un adecuado flujo de información que ayude a que las necesidades de los consumidores se vean satisfechas.

En su apartado E del artículo 10, Ciudad productiva de la Constitución de la CDMX, se menciona que el gobierno de la CDMX garantizará el respeto a la propiedad privada y a las formas y modalidades de producción, comercialización y distribución de la población campesina.

Además, el gobierno fomentará los cultivos y los métodos de organización tradicionales.

Un ejemplo de la visión del desarrollo rural en Europa es la iniciativa LEADER (por la sigla en francés de Enlace entre la economía rural y las acciones de desarrollo ).

Tal iniciativa se concibió a principios de la década de los 90 como un enfoque integral y endógeno de desarrollo rural.

LEADER se fundamenta en el empoderamiento local, el cual se logra cuando las decisiones de políticas y recursos se toman localmente. LEADER ha establecido un enfoque de desarrollo rural en el que sus piezas claves son: un enfoque geográfico, que aglomera zonas rurales en las que un ente urbano funge como atracción del desarrollo; que busca sinergias económicas (necesidades insatisfechas, cadenas de valor, mercados potenciales) que induzcan el desarrollo.

Entonces, la formulación de nuevas necesidades locales de desarrollo y su vinculación con todos los subsistemas socioeconómicos (enfoque global) es esencial.

De acuerdo con este enfoque es conveniente buscar que los productos y servicios ofrecidos en las zonas rurales respondan a la demanda de la mancha urbana que las rodea.

La visión de desarrollo rural en Europa se centra en una lógica regional, donde localmente se deciden las políticas, la producción de alimentos y los servicios brindados se orienta a las necesidades actuales del consumidor urbano y el gobierno favorece un fortalecimiento de las conexiones entre zonas rurales y urbanas.

LEADER es un ejemplo de una aproximación de desarrollo local de microrregiones rurales ligadas a centros urbanos.

Uno de los objetivos de FIRA es el desarrollo rural. Para esto, parcialmente y como parte de la banca de desarrollo que coordina la SHCP, FIRA fomenta la inversión en todas las actividades económicas que se realizan en el medio rural, incluidas las que no son actividades primarias.

No obstante, queda aún mucho trabajo por hacer para impulsar el desarrollo rural y mejorar la calidad de vida de los habitantes de estas zonas.

*Jorge Lara Álvarez es subdirector de Evaluación de Programas en FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA .

jlara@fira.gob.mx