Continuando con el tema de los otros números del sector agropecuario, el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas 2016 del Inegi cita que se encuentran registradas 1,072 unidades económicas, que otorgan servicios relacionados con las actividades productivas; agricultura concentra 86%, ganadería, 12%, y aprovechamiento forestal, 2%

En cuanto a su distribución por estado, seis entidades concentran 60% de estas unidades económicas (UE): Yucatán, 21%; Michoacán y Veracruz, 9%, cada uno; Sinaloa y Sonora, 8%, respectivamente, y Jalisco, 6 por ciento). Esto puede interpretarse como que existe baja disponibilidad de UE para prestar sus servicios al sector o que persiste mucha informalidad en la prestación de los servicios al sector.

Existen 20,415 UE dedicadas a dar servicios de comercio mayorista de materias primas agropecuarias y forestales, 33% se dedica a venta de fertilizantes, plaguicidas y semillas para siembra, la mayoría ubicada en Michoacán, Veracruz, Jalisco, Guanajuato, Sinaloa, Puebla y Chiapas (3,812 UE); mientras que el restante 67% son comercializadoras de medicamentos veterinarios y alimentos para animales para producción: Estado de México, Jalisco, Puebla, Veracruz, Michoacán, Guanajuato y Chiapas (7,370 UE).

La información del sector pecuario, en específico el SIAP-SAGARPA, reporta que el inventario ganadero nacional en el 2015 es de: 33.5 millones de cabezas de ganado bovino, 16.3 de porcinos, 17.4 de ovicaprinos, 534.7 de aves, 3.8 de guajolotes y 2 de colmenas. De este inventario sale la proteína animal que consumen los 119.5 millones de mexicanos, complementada con lo que se importa de otros países. Para su atención médica y zootécnica, el DENUE registra 9,184 unidades económicas de servicios veterinarios, aunque de éstas sólo 1.1% (105 UE) presta sus servicios a la ganadería.Estos datos, más otros, son materia prima para aplicar la metodología que se utiliza en FIRA para el mapeo de redes de valor agroalimentaria, que, junto con el trabajo de campo y la experiencia de los especialistas , permite el análisis integral para, así, generar el conocimiento sobre sus deficiencias, competitividad, riesgos y oportunidades de negocio, en las redes.

El mapeo de las redes contribuye a impulsar el sector, a través de modelos de integración horizontal y vertical, que permita trabajar en aquellas regiones con vocación productiva para su posterior vinculación con la industria alimentaria, con una acción bidireccional, los productores primarios deben trabajar en aspectos organizativos, tecnológicos, de riesgos, financiamiento y la industria, apoyándolos para proveerse de su materia prima óptima y vincularse con el resto de los eslabones de la red. También los proveedores de insumos y materias primas pueden contribuir al impulso de la producción, con esquemas parafinancieros que permiten agilizar la comercialización de semillas y fertilizantes a través de su financiamiento con bajo riesgo.

Estos elementos: productor, industria, tecnología, mercado, administración del riesgo y financiamiento, alineados hacia un objetivo común, permiten formalizar las relaciones comerciales entre las partes y establecer esquemas de desarrollo de proveedores, mejorando las condiciones y los beneficios entre los integrantes de las redes de valor. FIRA, como integrante de la banca de desarrollo de la SHCP, viene trabajando esta alternativa en hortalizas, maíz, ganadería bovina, cítricos, forestales, entre otros, así como en diferentes regiones, por lo que los invitamos a conocer más del tema en FIRA, para apoyar a los productores del sector rural. http://bit.ly/2cpUiF8.

*Eduardo Trejo González, Especialista de la Dirección Técnica y de Redes de Valor de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]