Una vez que tenemos claros nuestros objetivos financieros, es decir, a dónde queremos llegar (de lo que hablamos en la columna anterior), es importante conocer nuestro punto de partida, es decir, en dónde estamos parados hoy.

Eso incluye comprender también lo que hemos hecho en el pasado. En otras palabras: ¿Cómo llegamos hasta donde hoy nos encontramos? ¿Qué hemos hecho bien y en qué nos hemos equivocado?

Es importante porque en la vida siempre vamos a cometer aciertos y también nos vamos a equivocar. Es fundamental aprender de nuestros errores para corregirlos y encaminarnos nuevamente hacia lo que queremos lograr.

Si pensamos, en retrospectiva, cómo hemos manejado nuestro dinero, aprendemos muchas cosas, porque podemos ver las cosas desde una perspectiva muy distinta. Una manera de hacerlo es a través de las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo manejo mi dinero? ¿Me siento cómodo con la forma en la que lo hago?

2. ¿Alguna vez me he sentido culpable con decisiones financieras que he tomado? De ser el caso, es importante describirlas y encontrar la causa de ese sentimiento de culpa.

3. ¿Cuáles son mis áreas problemáticas en el manejo del dinero? ¿Cuáles son mis miedos sobre el dinero?

4. ¿Puedo identificar algunas de las actitudes positivas y negativas que he tomado en relación con el dinero?

5. ¿Siento seguridad financiera? ¿Por qué?

6. ¿Qué aspectos he estado ignorando o evadiendo?

7. ¿Qué aspectos financieros me ponen más tenso? ¿Cuáles manejo bien?

8. ¿Sobre qué temas financieros me gustaría saber más o siento que me falta conocimiento?

9. ¿Qué he podido aprender de mis equivocaciones?

10. ¿Cuáles han sido mis mayores éxitos financieros?

11. ¿Siento que tengo el control de mi dinero?

12. ¿Sé de verdad cuánto gano y cuánto gasto?

Todo ello te ayuda a conocerte a ti mismo y saber cómo es tu relación con el dinero. Pero también —lo que es más importante— te ayuda a esbozar el camino que debes seguir hacia el logro de tus objetivos.

¿Cómo está tu situación financiera hoy?

Para poder tener una fotografía completa sobre tu situación financiera actual, además de esta reflexión es fundamental elaborar tu balance personal. No te preocupes, hacerlo es muy sencillo y no te llevará mucho tiempo.

Simplemente pones dos columnas. La primera, la del lado izquierdo, es la de tus activos. Ahí haces una lista de todo lo que tienes, todos tus bienes e inversiones. Por ejemplo: enumera todas tus cuentas de banco o de inversión, junto con su saldo actual, que podrás consultar de manera sencilla en Internet.

También está el valor de tus bienes de alto valor, como el automóvil o la casa. Yo no recomiendo poner el auto a menos de que lo estés pagando (que tengas un crédito relacionado), ya que es un bien que se deprecia constantemente y es muy fácil sobreestimar su valor.

Si no tienes idea de cuánto valen tu auto o tu casa, en Internet puedes encontrar en cuánto se están vendiendo autos de la misma marca y modelo. También puedes ver cuánto valen casas similares por tu rumbo o al menos darte una idea del precio por metro cuadrado en tu zona.

En la segunda columna, la del lado derecho, pones tus pasivos. Es decir: todo lo que debes. El saldo de todas tus tarjetas de crédito, de tu hipoteca, de tu crédito automotriz, personal o de nómina si los tienes, etcétera.

Ahora suma las dos columnas, lo que tienes (tus activos) y lo que debes (tus pasivos). Esa es una fotografía de tu situación financiera actual. Te dice en dónde estás parado hoy.

A continuación, un ejemplo:

Lo que tienes menos, lo que debes, es el valor de tu patrimonio. Hay personas que cuando hacen esto se dan cuenta que tienen un patrimonio negativo. ¡Deben más de lo que tienen! Si estás en esa situación, estarás de acuerdo conmigo en que tu primera meta financiera será cambiar eso: reducir tus deudas hasta eliminarlas.

Te invito a visitar mi página: http://www.planeatusfinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

JoanLanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com