Hay que lamentar que no haya habido un debate entre los candidatos para hablar sobre su propuesta de estrategia económica. En razón de que no ha habido ese debate, no se ha podido confrontar al más controvertido de esos candidatos sobre asunto tan trascendental. ¿Qué piensa realmente AMLO sobre la apertura comercial, la participación del sector privado en el sector energético, la estabilidad macroeconómica y los derechos de propiedad en cuanto a las unidades productivas? / Porque subsisten esas dudas es que adquiere relevancia la colaboración que ha publicado Letras Libres a cargo del economista Alberto Gómez Alcalá. En su texto, dicho profesionista entra directamente en materia y señala que el actual proceso electoral presenta a los electores la disyuntiva entre “el proyecto de continuidad y consolidación de las reformas” (con Anaya y Meade) “y, por el otro, la revisión e incluso cancelación de las reformas” (López Obrador).

Un argumento de importancia es en cuanto a valorar la importancia de los avances que se han conseguido y en poner de relieve lo mucho que se perdería en caso de que hubiera retroceso en los frentes de la estabilidad y de la apertura comercial. Un retroceso en esos frentes le costaría a México muy caro y en el caso de AMLO subsisten muchas interrogantes sobre su posición respecto a esas cuestiones.

Asimismo, evalúa críticamente la viabilidad de algunas de las propuestas más cercanas a AMLO, como aquellas de “revertir la reforma energética, crear dos nuevas refinerías y regresar a la autosuficiencia alimentaria”. Las tres son altamente cuestionables desde el ángulo de la racionalidad económica y, en particular, hubiera sido de desear un análisis más completo sobre el despropósito que implica siquiera plantear la autosuficiencia alimentaria.

Con buen juicio, Gómez Alcalá resalta la vulnerabilidad en que se encuentran las finanzas públicas y que impediría muchas de las promesas de los candidatos. En particular, esa debilidad sería un freno para varios de los programas de reivindicación social que le gustaría poner en ejecución a AMLO y a los suyos.

En conclusión, para darle a la economía mexicana el impulso que requiere “hay que mantener la estabilidad y la competitividad, sostenidas en los principios de disciplina fiscal y apertura del mercado”. En fin, atenta propuesta para AMLO: ¿Por qué no se deshace del lastre que significan Esquivel y compañía y se acerca a un economista de verdad como Gómez Alcalá?

Bruno Donatello

Columnista

Debate Económico