El miércoles arrancó oficialmente la carrera por la candidatura del Partido Demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, al realizarse el primero de los debates entre los aspirantes a dicha candidatura.

Hasta el momento son 25 personas las que se han lanzado en busca de la candidatura, seis son mujeres y 19 son hombres.

Las edades de los aspirantes van de los 37 a los 76 años. Es decir, que están representadas cuatro generaciones: la Generación Silenciosa, que incluye a tres que nacieron entre 1920 y 1945; la de 10 baby boomers, que nacieron entre 1946 y 1964; la Generación X, que está compuesta por 10 nacidos entre 1965 y 1980; y la de dos Millennials que nacieron entre 1981 y 1996.

El más viejo de los 25 es el desconocido exsenador por Alaska, Mike Gravel, de 89 años. El más joven es el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, de 37.

Para poder participar en los debates que se realizaron el miércoles y jueves en Miami, el aspirante debía demostrar haber percibido donaciones de 65,000 personas o más en 20 estados, o haber recibido el apoyo de 1% o más en tres encuestas que el Comité Nacional Democrático considera calificadas.

Debido a estas reglas, cinco aspirantes quedaron fuera de ambos debates.

Así, en la noche del miércoles pasado, 10 de los 25 aspirantes debatieron durante dos horas en Miami.

Los participantes fueron: el senador por Nueva Jersey, Cory Booker; el exalcalde de San Antonio, Texas, y exsecretario de Vivienda, Julián Castro; el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio; el exrepresentante por Maryland, John Delaney; la representante por Hawai, Tulsi Gabbard; el gobernador de Washington, Jay Inslee; la senadora por Minnesota, Amy Klobuchar; el exrepresentante por Texas, Beto O’Rourke; el representante por Ohio, Tim Ryan; y la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren.

De acuerdo con la encuesta de encuestas más reciente realizada por realclearpolitics.com, las preferencias de los electores para cada uno de los candidatos que participaron en el primer debate son: Warren, 12.8%; O’Rourke, 3.3%; Booker, 2.3%; Klobuchar, 0.9%; Castro, 0.8%; Ryan, 0.6 por ciento. Ninguno de los cuatro restantes obtiene más de 0.5% de las preferencias.

Hasta anoche no se había publicado una sola encuesta que señalara al ganador del debate; sin embargo, el sitio www.politico.com publicó el siguiente análisis:

La mejor frase agresiva: Amy Klobuchar, cuando le recordó al Inslee que presumía de ser el mejor en la lucha por los derechos de la mujer, diciéndole: “Sólo quiero decir que aquí hay tres mujeres que han peleado muy duramente por el derecho de las mujeres a decidir”.

El mejor eclipse: Elizabeth Warren, quien después de brillar en la primera hora del evento se apagó durante la segunda.

El más ansioso: Bill de Blasio, que interrumpió cinco veces a sus rivales cuando no le tocaba hacerlo.

La mejor rivalidad: la de los texanos Castro y O’Rourke, cuando el primero regañó al segundo por desconocer una ley migratoria.

El más parlanchín: Cory Booker, que habló durante 11 minutos, más que ningún otro aspirante.

Los más googleados durante el debate: Booker, seguido por Tulsi Gabbard.

Para mí, los tres primeros lugares fueron para Warren, Castro y Booker. Ya las encuestas dirán quiénes fueron los vencedores.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

EduardoRuiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.