En las últimas semanas hemos presenciado tres determinaciones políticas sumamente positivas por parte del gobierno federal, en particular del presidente Andrés Manuel López Obrador, que permiten suponer que ello irá impactando favorablemente a la actividad económica. Adicionalmente, nos muestran la importancia de escuchar a los demás y hacer política para ir construyendo los ambientes adecuados para mantener la estabilidad económica. La política es el arte de hacer de lo imposible, lo posible. El presidente está haciendo política cuando gobierna, ello deriva en el comienzo de lo que la recuperación económica necesita en este momento: señales correctas y claras. La primera es su determinación por mantener la autonomía del Banco de México. Ante las señales de alerta que los agentes económicos y el gobernador Alejandro Díaz de León hicieron sobre las implicaciones para la estabilidad monetaria que tendría la pretensión de que el banco adquiriera dólares en efectivo que la banca no pudiera devolver a EU mediante corresponsales; el presidente sin titubeos salió a defender la autonomía del banco central, lo que es garantía de que así sea.

En estos momentos de emergencia, el entender la complejidad que representa obtener, distribuir y aplicar al menos 90 millones de vacunas contra el Covid requiere del arte de la política para asegurar el mejor resultado posible. Para su recuperación, en el corto plazo, la economía mexicana está sujeta tanto al comercio exterior con EU como a la liberación del confinamiento lo más rápido posible. El permitir que los estados y el sector privado se sumen al esfuerzo federal para vacunar a los mexicanos es una determinación política que el presidente toma en estas circunstancias de emergencia sanitaria y económica. Por último, el atender el llamado del presidente Joe Biden para comunicarse a días de la toma de protesta en EU y, de forma pragmática, anteponer el interés nacional del país por encima de todo e iniciar la cooperación inmediata entre ambas naciones, es la tercera determinación política que México necesita de su presidente.

Los retos económicos y de salud que enfrenta el país podrán sortearse mucho mejor si las acciones políticas se alinean en beneficio de la recuperación económica. En el proceso están temas como la subcontratación conocida como outsourcing, que requiere ser vista en primer término como una actividad económica y no recaudatoria como hasta el momento. La tutela de los derechos laborales no existe si no hay actividad económica y empleo. Es probable que será la política y no la confrontación de sectores e intereses lo que tenga que prevalecer, por lo que estoy seguro de que el presidente López Obrador tomará el liderazgo político como en otros temas.    

@DrCarlosAlber10

Carlos Alberto Martínez

Doctor en Desarrollo Económico y Derecho

AUCTORITAS

Profesor en la Universidad Panamericana, Ibero y TEC de Monterrey. Ha trabajado en el Banco de México, la Secretaría de Hacienda, en Washington, DC y en la Presidencia de la República. Actualmente estudia el doctorado en Filosofía con investigaciones en el campo de la ética y la economía. Autor de libros en historia económica, regulación financiera y políticas públicas.

Lee más de este autor