En medio de la vorágine parlamentaria, el coordinador del PRI en la Cámara de Diputados abrió ayer un espacio en su agenda para atender a un grupo de representantes del Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

A puerta cerrada, en un salón del Palacio Legislativo del San Lázaro, ocurrió el diálogo entre los dirigentes magisteriales y el poderoso parlamentario. La delegación era encabezada por el secretario general del magisterio, Juan Díaz de la Torre.

No se sabe si acudieron por mandato de la lideresa moral de la organización, Elba Esther Gordillo Morales, y tampoco se detalló la agenda que discutieron con el poderoso parlamentario, salvo que el encuentro ocurrió en un tono comedido y respetuoso y con felicitaciones de por medio para el líder del SNTE, quien festejaba su cumpleaños. A esas alturas, la Comisión de Educación ya había aprobado el dictamen de la iniciativa de reforma al Artículo 3 constitucional, enviado por el presidente Enrique Peña Nieto cuatro días antes.

Iniciativa preferida , que no preferente, Beltrones dixit que el próximo lunes será afinada por la Comisión de Puntos Constitucionales, para que el martes sea presentada al pleno, en primera lectura.

Si las fuerzas políticas mayoritarias mantienen su acuerdo, ese mismo día será turnada, en calidad de minuta, al Senado de la República, donde también se dictaminará y votará fast track.

No habrá sorpresas: la reforma educativa estará lista, antes de que llegue la Navidad. Lo que sorprende es que Juan Díaz de la Torre se haya presentado a dialogar con Manlio Fabio Beltrones sin que estuviera acompañado por algún representante de la familia gordillista.

Hasta ahora, Díaz de la Torre ha sido un fiel vocero de la postura de la lideresa sindical. Ha dejado claro que el SNTE no se opondrá al plan educativo del secretario Emilio Chuayffet, y de la misma forma ha mantenido sus críticas contra quienes, en medio del debate educativo, intentan estigmatizar y debilitar al magisterio, al sindicato e incluso a la escuela pública .

El Secretario General del SNTE insiste –sin dar nombres– que esos críticos y adversarios buscan promover sus propios intereses y ampliar sus márgenes de influencia en el sistema educativo y otros que, en esta coyuntura, ven la oportunidad para empujar hacia la privatización de la educación. Claramente, buscan generar la percepción de una ruptura o un enfrentamiento entre el SNTE y el gobierno federal. No vamos a caer en esa provocación absurda , ha planteado.

VIENTO EN CONTRA

Un crédito de 1,200 millones de pesos otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo a la empresa ibérica Mareña Renovable para desarrollar un proyecto de generación de energía eléctrica en el Istmo de Tehuantepec ha quedado en el limbo ante la falta de operación política y las tensiones acumuladas bajo la presión de grupos extremistas . Y además de la viabilidad de las inversiones foráneas, ha quedado comprometida la gobernabilidad en aquella zona de Oaxaca. El origen del problema está en San Mateo del Mar, municipio triqui, donde la población ha bloqueado a los ingenieros daneses contratados para la instalación de los aerogeneradores y ha depuesto a las autoridades constitucionales. Ante el escalamiento del problema –detonado en las últimas semanas–, el diputado local Flavio Sosa Villavicencio y Nicolás Canaliso Quintero, autonombrado alcalde legítimo de San Mateo del Mar, urgieron al gobernador Gabino Cué a intervenir, antes de que el conflicto se extienda por toda la región. Canaliso Quintero tiene el apoyo de la mayoría de la población de la cabecera municipal que se rige por usos y costumbres, la cual desconoció en asamblea comunitaria al edil Francisco Valle Piamonte, a quien acusan de incurrir en desvío de recursos públicos. Hace nueve meses, el entonces Presidente Felipe Calderón acudió al Istmo de Tehuantepec para cortar el listón inaugural de los parques eólicos Oaxaca II, III y IV, propiedad de la empresa Acciona, líder en energía eólica en México, con 556.5 megawatts distribuidos en cuatro parques –los tres citados y el Eurus, donde se generan 250.5 megawatts–, lo que representa 65% de la potencia operativa en el país. Pero el boom de las energías renovables en Oaxaca ha sufrido un frenón, al igual que las grandes inversiones en el sector minero. A mediados de la semana que termina, la fracción parlamentaria del PRI se pronunció en favor de establecer un marco normativo, que permita regular las inversiones privadas en esa materia.

En lugar de que sea una trasnacional la que haya desarrollado el proyecto, Astiazarán Gutiérrez impulsó la conformación de una empresa social tipo pequeño productor –la llamó Energía Sonora– y obtuvo la autorización de la Comisión Reguladora de Energía y de la Comisión General de Electricidad para construir y operar un aerogenerador eólico de 1.8 megawatts, que producirá mensualmente más de 550,000 kilowatts-hora, útiles para el apoyo a 10,500 hogares en la región. Cada familia beneficiada recibirá mensualmente descuentos de hasta 20% en el recibo de la luz a partir del 2013. El aerogenerador costará 50 millones de pesos, a pagarse con fondos oficiales para proyectos de generación de energía limpia. Astiazarán Gutiérrez, quien acaba de integrarse al Consejo Político Nacional del PRI, trata de obtener el respaldo popular y de ser tomado en cuenta como un serio aspirante a la gubernatura de Sonora, con el apoyo de Manlio Fabio Beltrones.