No hay duda de que en el tema del nuevo etiquetado la aplanadora del Legislativo se fue con todo y, si hubo intentos de convencimiento de parte de la industria, esta vez les hicieron caso omiso.

Puede decirse que será doble el golpe para las empresas fabricantes de alimentos procesados. La aprobación en el Congreso tiene gran importancia, porque la existencia de un etiquetado de advertencia se subió a nivel de ley, lo cual prácticamente lo convierte en inamovible.

Pero, además, viene más severo que cualquiera de los ya existentes en otros países.

Si les parecía fuerte el etiquetado de advertencia de Chile, pues ya deben esperar que el mexicano venga en versión recargada, es decir, ajustada y aumentada.

Están retomando experiencias y vislumbrando cómo poder hacerlo mejor para lograr resultados más contundentes, y no sólo con base en los productos, como lo hizo Chile, que no contaba con tantos elementos. Ahora hay datos adicionales de la Organización Panamericana de la Salud, y también están tomando en cuenta estudios de consumidores y mercados como los que reporta la empresa Kantar, entre otros elementos que han servido de base para la discusión y definición de puntos clave a incluir.

En sí, las reglas y características del nuevo etiquetado como tal se están definiendo en el grupo de trabajo integrado por la Secretaría de Economía, de Graciela Márquez, junto con la Comisión Federal de Protección contra Riesgo Sanitario, de José Novelo, y donde también participan representantes de la industria. Nos comentan que la posición del subsecretario de Industria y Comercio, Ernesto Acevedo, fue determinante desde un principio para poner orden y pedir la colaboración del sector empresarial, de modo que el ConMéxico ya no pudo asumir posición beligerante.

Nos dicen que han sido intensos los trabajos de este grupo, pues se han estado reuniendo de dos a tres días por semana, de modo que están muy avanzados, y posiblemente la próxima semana estarán enviando la propuesta para comentarios y discusión en el marco de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer).

Ya le habrá quedado claro a la industria de alimentos y bebidas que la estrategia de Jaime Zabludovsky en el ConMéxico, de mantener una postura inamovible y oponerse a todo sin dar opción de consensar, ya pasó a ser obsoleta, y que debe buscar otros caminos para tratar con los tomadores de decisiones en este gobierno.

Es sabido que esa posición intransigente de parte del ConMéxico sólo ha llevado a un gran desgaste y división entre las empresas que componen esta rama industrial, y a una posición aparentemente intransigente que los colocó como los malos de la película y los llevó a prácticamente no tener más nada qué decir.

La postura de la Industria Mexicana de Bebidas, reunida en la ANPRAC, que preside Antonio Guillén Rivera, dejó de ser escuchada. Pero en su postura sí hablan de estar comprometidos con la salud de los mexicanos y conscientes de la importancia de sumar esfuerzos, lo cual ahora forzosamente llevarán a la práctica. También es un hecho que en los últimos años se ha reconfigurado el mercado mexicano de bebidas, pues hoy uno de cada dos productos de las empresas de la ANPRAC es bajo o sin calorías, aunque ello no quita que sigamos siendo uno de los principales consumidores de refrescos altamente endulzados del mundo.

Ya vendrán dos meses de discusión intensa sobre el tema, pues, una vez publicada la propuesta de Norma Oficial Mexicana en Conamer, se cuenta con 60 días para que los interesados expongan sus argumentos en favor y en contra, y al final las autoridades conjuntas de Economía y Regulación Sanitaria determinarán si hay ajustes y su posterior publicación para que entre en vigor.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.